Hay cosas que queman dentro del alma. Sólo intento evitar el incendio.

De imprevisto (I)

Decir que lo presentía sería mentir. Todo estaba en perfecto orden, nada fuera de lugar. Ese miércoles sólo decidí hacer un alto a las diligencias para almorzar en casa, en tu compañía. No sé de donde me surgió esa comida sorpresa, es sólo que el ánimo me embargó el espíritu y me atreví.

Fue extraño encontrar un auto en mi parqueo, pero no le dí la menor importancia, nunca estoy en casa a esas horas. “El vecino tiene visitas”, pensé, mientras subía las escaleras hacia el tercer piso.

La televisión se escuchaba en todo el corredor, el ruido era tan ensordecedor que no se percataba el sonido de mis llaves al abrir las puertas. Fue esa cartera de mujer la que me sobresaltó. Instintivamente fuí a nuestra habitación.

La puerta estaba semi abierta, la claridad del medio día no me ocultó lo que pasaba en nuestra cama matrimonial. 

continuará…
Anuncios

14 comentarios

  1. jackchatterley

    Ay que estoy acabará mal…

    3 octubre, 2012 en 3:52 pm

  2. Por Dior, por dior… aquí se va a liar gorda….! Empieza a gustarme…..

    Un beso de los de… ya sabes…! de domingo.

    6 enero, 2013 en 4:30 pm

  3. lo bueno de esto es que no era una cama king size…siempre es más cruel un engaño en una cama de esas dimensiones. Me recuerdas a mi vecina….

    6 enero, 2013 en 11:57 pm

  4. Yo creo que pasará cualquier cosa menos que pille al maromo con otra, esperaremos a ver qué es 😀

    9 enero, 2013 en 5:41 am

Hazme sentir lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s