Cuídate de mis silencios

Cuídate de mis silencios cuando dejé de extrañar tus llamadas matutinas, sólo con el interés de desearme buenos días.

Cuídate de mis silencios cuando ya no pregunte dónde estás o si vendrás a acompañarme a almorzar.

Cuídate de mis silencios, cuando no me de cuenta de la hora cuando pises nuestro hogar al amanecer.

Cuídate de mis silencios, cuando deje de preguntar ¿Qué ves?; ¿Qué haces?; ¿De qué trata esa película rara?

Cuídate de mis silencios cuando haga planes para mis fines de semana y tú no estés en ellos.

Cuídate de mis silencios cuando ya no te desee buenas noches y simplemente te de la espalda a la hora de dormir.

Cuídate de mis silencios cuando elija qué comer, qué preparar o qué tomar sin siquiera consultarte.

Cuídate de mis silencios cuando a la hora de vestir no te pregunte cuál vestido me entalla o qué color de pelo acentúa mejor mis ojos.

Cuídate de mis silencios. Es posible que un día mi silencio se convierta en ausencia.

Foto de: Anastasia Kolchina

Bésame y dime adiós

Bésame y dime adiós. Sin el protocolo que demanda la situación. Sin las promesas triviales de que nunca te olvidaré y fuiste lo mejor que he tenido en mi vida. Solo bésame y dime adiós.

Bésame y dime adiós. Sin exigencias por lo que pudo ser, por lo que nos prometimos y nunca cumplimos. Sin reproches por los pecados del pasado, ni el anhelo de que pudimos ser mejores.

Bésame y dime adiós. Sin canciones de despedidas ni poemas inspirados en la luna.

Bésame y dime adiós. Sin despedidas traumáticas en la sala de espera de un aeropuerto mientras mi silueta se pierde en el atardecer agitando tu pañuelo.

Bésame y dime adiós. Sin tener que separarnos ante un juez y mediante estirados abogados que nada tienen que ver con nuestra historia.

Bésame y dime adiós. Sin terceras personas que contaminen el momento, ni triángulos dolorosos.

Bésame y dime adiós. Sin largas cartas donde se haga un recuento de cada instante maravilloso que pasamos juntos.

Bésame y dime adiós. Sin humillaciones, ni faltas de respeto. Sin odios recién descubiertos, ni agravios intencionados y planificados.

Bésame y dime adiós. Sin una doble vida por ostentar otro amor, sin mensajes de textos en medio de la noche, sin salidas secretas a lugares nunca mencionados, amparados en excusas que nunca existieron.

Bésame y dime adiós. Sin una cita en el mismo restaurante donde cenamos por primera vez, donde los nervios te hicieron manchar mi vestido con vino, donde conectar fue tan sencillo y divertido.

Bésame y dime adiós. Sin una noche, ni una última vez, sin acariciar mi pelo, ni rozarme el cuello, sin apretar tu cuerpo contra el mío en un interminable abrazo.

Solo bésame, dime adiós y déjame ir.