De mi vivir

Razones

El diagnóstico me desubicó la existencia. Tenía otras expectativas, otros anhelos. No era lo que esperaba.

Todos los que me rodeaban me felicitaban de manera eufórica, mientras que ilusa yo les pedía con la mirada “justifica tu respuesta”.

Entonces ella me habló de su experiencia. Me dijo:

“Retate a conocer un tipo diferente de amor. Comprométete a aceptar tu nueva cómplice. Aprende a transferir tus conocimientos. Acepta que alguien más, dentro de tu círculo cercano, sabrá leerte entre líneas. Conviértete en maestra y comparte tu sabiduría, transfiriéndolos a una nueva generación. No será mejor. No será peor. Sólo será diferente. Para ti será como empezar de nuevo. Será tener una libreta recién comprada llena de líneas y hojas en blanco, esperando que tú la llenes con las anécdotas de tu nueva experiencias de ser mamá”.

Solo ella fue capaz de darme herramientas para este nuevo proyecto.

Anuncios
Con dedicatoria

Agradable Compañia

Lograr coordinar nuestras agendas fue todo una odisea. Entre sus responsabilidades empresariales y las mías, mis horarios familiares y los de ella no lográbamos congeniar. Hubo que esperar dos semanas para que la cita se hiciera efectiva.

Nunca requerimos una razón específica para vernos. Dos amigas de toda la vida no la necesitaban. Solo era asunto de pasar tiempos juntas.

Iniciamos con un café, continuamos con un almuerzo y pasamos la tarde entre copas de vino artesanal. Lo peor de todo es que los temas nunca terminaron. Siempre hay cosas que debatir. 

Que agradable es poder decir lo que se piensa en total libertad. Poder expresar los sentimientos que se mantienen bien ocultos en los rincones del alma. Saber que las palabras no serán malinterpretadas, que las frases no serán juzgadas, ni las intenciones vistas con matices maquiavélicos. Solo hablar y desahogarse sin temores. Tener la seguridad de que cada palabra será escuchada con atención, con el marcado interés de ayudar a buscar las aristas de las esquinas que aún no se han visto, crear soluciones nuevas, realizar innovaciones al analizar todas las opciones, posibles o imposibles.

Libros, Música s & TV

Los errores que amamos

¿Por qué amamos tanto? ¿Por qué  duele amar así como lo hacemos?

¿Por qué seguimos haciéndolo si sabemos las consecuencias? ¿Qué nos motiva a tomas tantos riesgos?

No sé si fui ingenua al pensar que amarías igual con la misma fuerza de un huracán.
Fue mi culpa al final el quererte de más y tan sólo recibir la mitad.

Bajé la guardia y aposté el corazón. Tantas palabras y ninguna emoción.
Yo te quise y no te bastó, y aún te amo a pesar de que has sido mi peor error.

Y seguimos intentándolo una y otra vez. Siempre buscando el final feliz que nos vendieron en la niñez y en el que a pesar de nuestra edad, seguimos creyendo.

Un juego cíclico de nunca acabar… eso es amar.

 

De mi vivir

Cuando te defraudan



¿Con que facilidad te defraudan las personas que te rodean? ¿Qué sencillo resulta destruir años de sinceridad y altruismo con un gesto de interés y engaño.

Lo triste es que en el fondo te culpas a ti mismo por tu buena fe. Te castigas por ser ilusa y creer. Hasta llegas a analizar si todo es un mal entendido de tu mente retorcida. Si acaso eres tu la errada, la que ha confundido todo. Y como péndulo que viene y va regresas a tus pensamientos de culpa, esta vez en una dirección diferente.

Y es que confiar en la sabiduría humana lleva al fracaso… a la decepción y a la tristeza.

Lo peor es que es un sentimiento que te persigue el resto de tus días. Por más que quieras pasar la página continuarás con un enfermo sentimiento de duda. Constantemente te preguntarás ¿que tan cierto es? ¿que oculta el rostro que parece afable?
Esa es una de las opciones que la vida te presenta ¿la otra?

Engañarte a ti misma, cerrar los ojos y seguir creyendo. Hacer que las heridas sanen lo más pronto posible y seguir confiando. Asumir que solo fue una excepción, que no volverá a pasar.

Expuestas las opciones… la respuesta a dar… el camino a seguir… es solo tuyo.
De mi vivir

Un día a la vez

frog_love_valentine's_day_greeting_card_romance_affection_feelings_heart-838364

¿Quedarán escondidos en mis ojos algunos rastros de la mujer que una vez fui?

Me he perdido. Desconozco a la mujer que al despertar encuentro siempre en mi espejo.

Admito que somos ríos. Siempre cambiantes, nunca iguales. Pero en el proceso de transformación se supone que debes ir adaptándote, más si el proceso se inicia por voluntad propia. O acaso es este proceso más de lo que puedo manejar.¿Será demasiado para mí?

En mi defensa solo diré que he dejado de pensar. Pensar duele demasiado. Me he convertido en una autómata que vive un día a la vez (si a eso se llama vivir). Mejor dicho un autómata que resuelve los problemas de un día a la vez.

Tampoco debo ser ingrata. No niego mis satisfacciones actuales, que son muchas. Pero son como plantas, requieren cuidado y tiempo para alcanzar su máximo esplendor.

Mientras solo queda esperar.