Hace unos cuantos días que me he entregado completamente, a escuchar una producción del super cantautor colombiano Andrés Cepeda. Las composiciones de “Día a Día” han llenado todas las horas posibles de mi tiempo, desde hace unos 5 días.

Y es que su música es digna de disfrutar. Le canta al dolor, al desamor… ¡con tambores!, bien bohemio. Con su voz como principal instrumento me hace degustar intensamente de cada estrofa que pronuncia.

Ese es el tipo de música que me gusta. La que goza sin escándalos, cuando cae la tarde y los rayos del sol tiñen el cielo y sus nubes de fuego, en una tertulia entre amigas, en un espacio apacible con el ser que se ama. Con vino tinto y quesos… así se disfruta a Andrés Cepeda.

Este estribillo es encantador. Lo comparto antes de que deleiten la canción completa.

“No tengo duda que tenerte fue un regalo, el deseo más ardiente y alocado, la vida es dura y tu amor fue demasiado. Sé que faltaron lunas y momentos a tu lado, yo no me quejo porque siempre algo se aprende, tú me enseñaste a ver mil cosas diferentes, no tengo duda te repito más bien suerte, de conocerte, tanto amarte y hoy perderte.”

Anuncios