Y mientras la noche avanzaba nosotros sólo nos dedicábamos a compartir recuerdos, cobija, tragos, anécdotas y caricias; acurrucados como adolescentes en el sofá.

Anuncios