Yo conozco a la mujer que te ama, podría hasta decirse que es mi mejor amiga, es voluble, lo sé y a veces me cuesta tanto trabajo entenderla, pero es tierna y cariñosa y cuando escucha tu nombre, sus ojos brillan y su corazón se acelera sin control.
Te voy a decir algo… Tómalo como un secreto, ella me pidió que no te lo dijera, pero creo que es muy importante que tu lo sepas…
Te extraña y a pesar de negar que te ama, conmigo ella no puede disimular.
Cuando escucha tu nombre te añora, cuando teme encontrarte se inquieta, guarda tu foto y la ve con cierta tristeza en los ojos, recuerda tu teléfono y le duele no poder llamarte, platica con tus amigos, aún sabiendo que ellos no la pueden ver igual que antes.
Créeme, le ha sido muy difícil vivir sin ti. Sin embargo no debes buscarla, entender que es imposible es lo mejor para ambos.
A veces, en medio de una frase donde se refiera a algo que tenga que ver contigo, siente que le faltan las palabras. En esos momentos yo adivino que tú has llegado a su mente, y a ella le duele recordar. Por eso busca otros medios para distraerse y nisiquiera pensarte. Se refugia en otras cosas… pero sabe que no podrá olvidar.
La vida la ha enseñado a desconfiar, a dudar de las personas… por eso algunas veces podría parecer hasta un poco ermitaña.
Al principio ella hablaba mucho de ti, no creía que te había perdido y su tono de voz al hablar sonaba hasta algo… divertido.
Pero el tiempo cambió y ella ya no te nombra, yo sabía que no era porque no quisiera, simplemente comprendía que ya no te tenía, y el nombrarte le hacía daño. decidio seguir su camino y dejarte seguir el tuyo.
Le es difícil sonreír aún cuando presume su belleza a los demás hombres.
Te sigue queriendo porque tú no sales de su mente. No, nunca me lo ha dicho, nunca hemos hablado de ti, y no hace falta, la comprendo porque el silencio interrumpe su alegría y porque la presencia de alguien que la pretenda le es indiferente, no significa nada para ella.
No te quiere llamar, no te va a llamar, no se quiere arriesgar a provocar una situación que la atormente.
Si la ves con otro, recuerda que sólo el tiempo podrá curar sus heridas…y tarde o temprano ese momento ha de llegar.
Tenía que decírtelo, tenías que saberlo, y si te sorprende saberlo y quieres saber su nombre, conoces el mío y con eso basta…porque esa mujer soy yo.

http://entacones.wordpress.com/2012/02/09/la-carta-anonima/

Anuncios