¿Qué hago si son ellas las que me persiguen?

No importa que tan fuerte brille el sol… ellas siguen tras mis pasos.

Tú las invitaste, tú les abriste las puertas para que se instalaran en nuestra relación.

Eres tu quien debería despedirlas, decirles que su temporada ya caduco, que deben dejarnos.

Hasta que no termines de madurar y enfrentes las responsabilidades que sobre tus hombros tienes. Hasta que nos les digas “adiós” todo lo que siembras conmigo es superficial. Todo quedara a expensas de que una tormenta lo arranque fácilmente y se lo lleve.

Decídete de una buena vez, tal como lo hice yo… y dile adiós a estas sombras.

Anuncios