Bésame y dime adiós

Bésame y dime adiós. Sin el protocolo que demanda la situación. Sin las promesas triviales de que nunca te olvidaré y fuiste lo mejor que he tenido en mi vida. Solo bésame y dime adiós.

Bésame y dime adiós. Sin exigencias por lo que pudo ser, por lo que nos prometimos y nunca cumplimos. Sin reproches por los pecados del pasado, ni el anhelo de que pudimos ser mejores.

Bésame y dime adiós. Sin canciones de despedidas ni poemas inspirados en la luna.

Bésame y dime adiós. Sin despedidas traumáticas en la sala de espera de un aeropuerto mientras mi silueta se pierde en el atardecer agitando tu pañuelo.

Bésame y dime adiós. Sin tener que separarnos ante un juez y mediante estirados abogados que nada tienen que ver con nuestra historia.

Bésame y dime adiós. Sin terceras personas que contaminen el momento, ni triángulos dolorosos.

Bésame y dime adiós. Sin largas cartas donde se haga un recuento de cada instante maravilloso que pasamos juntos.

Bésame y dime adiós. Sin humillaciones, ni faltas de respeto. Sin odios recién descubiertos, ni agravios intencionados y planificados.

Bésame y dime adiós. Sin una doble vida por ostentar otro amor, sin mensajes de textos en medio de la noche, sin salidas secretas a lugares nunca mencionados, amparados en excusas que nunca existieron.

Bésame y dime adiós. Sin una cita en el mismo restaurante donde cenamos por primera vez, donde los nervios te hicieron manchar mi vestido con vino, donde conectar fue tan sencillo y divertido.

Bésame y dime adiós. Sin una noche, ni una última vez, sin acariciar mi pelo, ni rozarme el cuello, sin apretar tu cuerpo contra el mío en un interminable abrazo.

Solo bésame, dime adiós y déjame ir.

Viendo desde afuera

Anastasia Martynova

Lo peor de todo es que asumes tu situación como buena y valida. Que crees que es lo correcto y lo normal.

Lo triste de todo es que finges que eres feliz. Que justificas tu situación, la defiendes, que la asumes como la verdad que te toca vivir.

Lo decepcionante es el talento que pierdes esperando que las circunstancias cambien, pero no haces nada porque eso suceda. Que te adaptas a un estilo de vida decadente donde te sometes a la auto denigración.

Lo sorprendente es lo aferrada que vives a ideales ajenos, en los que no crees, ni ejerces fe; que defiendes una batalla en la que nunca serás vencedora.

Y así te han pasado los días y las semanas al punto de convertirse en meses y años que marcándose en las arrugas de tu rostro te recuerdan el tiempo que llevas sometida a esta situación.

Siempre creí que las cosas cambiarían. Que un día en que el sol brillara más, te darías cuenta de tu error y te encargarías de enmendarlo.

Tenía fe en ti, en tu amor propio, en tu autovalor. Que una noche ya lejos de todo comprenderías el significado de la palabra “libertad”.

Y aún, a pesar del paso de los años, sigo secretamente esperando que las cambien. Sigo teniendo fe en ti.