Diferencias al acudir por la belleza

Wall-Decal-Salon-Poster-Beauty-Salon-Hairdresser-Manicure-Nail-Fashion-Stickers-Decor-Wall-Salon-Stickers-Window.jpg_220x2200.1_0.06_0_0.04_302_302_library_67414

Como madre de un niño me toca involucrarme en cosas de hombres. En situaciones que normalmente le corresponden a mi esposo, pero como defensora incorregible de la practicidad, me toca hacer cosas de chicos.

Acompañando a mis galanes a sus citas de mantenimiento, dígase ir con ellos a la barbería a recortarse, descubrí algunas diferencias en los comportamientos de ambos géneros en estos lugares de cuidado personal.

Queramos admitirlo o no las mujeres acudimos a los salones de belleza olvidando los relojes en la casa, y con el pensamiento bien claro que deberán pasar al menos cuatro horas para regresar. (Este último mandamiento no se cumple si tomamos la hora del almuerzo para asistir y evitar más miradas de desagrado de nuestro jefe y compañeros de trabajo al vernos el look de playa con que llegamos el lunes a nuestras oficinas).

Los hombres, si quiera pasan de la puerta al ver dos caballeros esperando turno. Prefieren irse y regresar cuando puedan encontrar el lugar especialmente dedicado para ellos, dígase vacio.

Las mujeres al llegar al salón en horas de la mañana, suelen hacerlo al menos con un sobre de café en las manos. Inmediatamente llegan llaman al delivery a pedir galletas o panes para acompañar. Situación que se repite, de acuerdo a la hora del día. Si es hora del almuerzo, mueven el vehículo con tal de ir a comprar un pica pollo chino, con su respectivo litro de gaseosa. Al caer la noche, específicamente si es fin de semana, prefieren de las verdes vestidas de novia. Aclárese que no necesariamente deben estar las mismas damas en busca de beldad durante los tres momentos.

Los hombres comen antes o después. Nunca en el lugar en sí. Podrían acceder a las cervezas si es fin de semana y si el ambiente lo requiera. De lo contrario, saliva, no más.

Las mujeres solemos integrarnos en el salón. Las que llegan temprano organizan sillones, roleras, cepillos, etc. Si el piso se llena de cabello por los recortes saben exactamente dónde buscar la escoba para que el piso se mantenga limpio. Situación que se repite con las chicas que están cuando el salón cierra. Todo en pos de cumplir con nuestro deleite de ayudar al prójimo. En este caso sería por el marcado interés de tener la buena voluntad de nuestra amada estilista y evitar accidentes desagradables en nuestras cabelleras.

Los hombres no se preocupan por el cabello en sus pies. Ni siquiera cuando tiene que luchar con los cables de los aparatos para lograr desenredarlos de las montañas de cabellos que los arropan.

Los salones de belleza son lugares de desahogo de las mujeres.  Acuden a hablar, a quejarse, a dar y recibir consejos. La música apenas perceptible, normalmente solo sirve para evitar que terceros intrusos logren descifrar los temas que se debaten. Estos se vuelven generales. Todas son bien recibidas a comentar, a participar, a opinar. A final de cuentas es consenso general lo que se busca. “Voz de pueblo, voz de Dios”. “En la multitud de consejeros, hay sabiduría”.

Por momentos, pensé que los hombres tenían un vocabulario limitado. La manera en que cuidan las palabras usándolas cuando eran estrictamente requeridas, me hacia entender que no eran muy necesarias. Los gestos bastaban… y se entendían a la perfección. Hasta llegué a contar el tiempo y duraron una hora y 10 minutos donde apenas 20 frases intercambiaron. Confieso que no me volví loca por estar entretenida analizándolos y escribiendo estas líneas.

Este fue mi análisis al asistir como invitada muda en un ambiente donde rebosaba la testosterona. Ya veremos que nuevas experiencias me esperan al ser mujer en un mundo de hombres.

¿Será demasiada importancia?

Los seres humanos pasamos mucho, realmente demasiado tiempo, esperando que los demás actúen acorde de nuestras expectativas… talvez no de nuestras expectativas, pero si en respuesta de nuestro comportamiento con ellos. Y esto no es más que una prueba perceptible pero pocas veces aceptadas de nuestra dependencia social de otros.

Todos dependemos. Queramos admitirlo o no. Esperamos que el vecino nos responda los buenos días; que el niño que encontramos en el bus, nos devuelva la sonrisa; que nuestro superior laboral nos felicite por el empeño que mostramos en cumplir con nuestras obligaciones; que nuestra pareja admita lo bien que nos viene el cambio de color o el corte en el pelo; que nuestras amigas, esas que se mostraron reacias a nuestra relación, se declaren en derrota ante lo divino que terminó siendo el espécimen.

Cuando no recibimos lo que creemos justo, lo que consideramos que nos hemos ganado, entonces nos duele. Y nos duele al punto de considerarnos traicionados… vilmente engañados. Es entonces donde nos vamos llenando de resentimientos, sinsabores, ira, decepción.

Es entonces cuando nos detenemos un segundo y nos llenamos de preguntas. Preguntas cuyas respuestas tienen a destruirnos aún más el ánimo.

¿Quién me dijo a mi, que esa “X” persona debía sentir por mi el mismo respeto que sentía yo?

 

image

Pero siendo realistas ¿quién me mandó a mi a esperar algo de ellos? Cada quien tiene el derecho de sentir y actuar como mejor le parezca. Todos tenemos el mismo derecho.

Debemos aceptarlo y seguir nuestro andar, dando amor sin esperar a cambio. Así no nos decepcionaremos y lo que encontremos será sencillamente ganancia.

Posdata: Al releer este último párrafo, me pareció conocido, si acaso repito esta historia en algún post predecesor, favor disculparme. Al parecer hay heridas que no se sanan con un solo post.