Hay cosas que queman dentro del alma. Sólo intento evitar el incendio.

Entradas etiquetadas como “tranquilidad

Estoy en paz

Woman admiring sunset from mountain top

Estoy en paz. Tranquila conmigo misma. Plena en mis actuaciones. Satisfecha de mis resultados. Me siento cuidada y protegida. Amparada por su manto protector. Me admito dolida, triste… decepcionada, pero eso no realizará cambio alguno en mis proyectos.

Su altivez le ha servido de collar y el orgullo de vestido. Esas prendas no son de mi gusto. No me entallan al cuerpo.

Me mantengo sobre mis pies, erguida. Como un bambu me doblo, más no me rompo. Y menos ante simples gotas de agua.

Lamento mucho que esto te pueda afectar, pero aún queda mucho de mi para dar.

¡Acéptalo! ¡supéralo! y para que te sea más fácil ¡Coopera!.


y ahora quien?

sad, mujer, triste, woman

Bendita seas tu mujer abnegada… Madre dedicada, hija entregada, empleada distinguida, amiga comprometida.

Tú que eres la piedra angular de todos los que te rodean. El bastón de apoyo para quienes tambalean en su andar. La siempre disponible psicóloga, terapeuta y consejera espiritual. La misma que estratégicamente tiene en sus labios palabras que resultan bálsamos para quienes con el alma afligida acuden a ti en busca de alivio. Todos en sus momentos de angustia agradecen a los cielos el haberte conocido. Que estés ahí para mostrarles el camino, enderezar sus sendas y explicarles las ecuaciones que la vida suele interponer.

Hoy te toca a ti sentir el sobresalto en tu corazón, hoy eres tú quién tienes el alma abatida y desolada. Llegas a tu hogar, esquivando la mirada de tu familia, te encierras en tu habitación a lamerte las heridas. A llorar amargamente tus penas, sabiendo que no encontrarás quién preocupándose por ti te ofrezca su hombro para llorar.

A lo mejor ahí es donde radica el pilar de tu tristeza: en tu oculta soledad. En la incapacidad de los demás de acudir al auxilio de quién en algún momento les socorrió. ¿A quién acudir en un momento como este? ¿Quién tendrá tu paciencia ejemplar y se limitará a escucharte, todo en pos de que te desahogues?

Y sabiendo lo veraz de tu realidad, quedarás resignadamente dormida en tus lágrimas, sin hallar tranquilidad para ti misma.

Mañana iniciarás con ese hermoso mensaje motivacional que cuelgas en el muro de tu red social. Nadie se percatará de lo que ha pasado, tú no lo contarás.

Y así empieza el ciclo otra vez, sin que nada cambie durante el mismo.


Introspección

Reflexion-ElenaKalisTengo varios días haciéndolo. Hay partes de mí que no están en el lugar que deberían. Dentro de mi desorden personal todo está en orden, conozco donde encontrar lo que necesito. Pero hay algo nuevo que no sé cuándo llegó, cómo está aquí, ni quién lo trajo.

Este sentimiento de malestar está haciendo estragos en mi normal actuar y no me gusta; no forma parte de mi ser y se esta haciendo constante.

Suelo mirarme en el espejo, a ver si reflejándome logro encontrar en mis ojos las respuestas. Eso no ha pasado.

He alternado mis técnicas, en diferentes horas, con diferentes aspectos, con disímiles estado de ánimo. Nada de esto ha funcionado. No encuentro la razón.

Me han invitado a la playa y voy a aprovechar la ocasión. He sido oportunista, lo sé, pero la curiosidad me mata. He evitado el alcohol, no lo quiero de intruso en este experimento.

Luego de esperar el atardecer, me he metido al agua, justamente cuando todos ya se alejan de ella. No me he quitado la ropa, me he ido adentrando poco a poco hasta quedar completamente sumergida. Silencio total. Olas leves que vienen y van. Más silencio. Me dejo llevar. Intento pensar pero no lo logro. No es momento de pensar. Prefiero seguir sintiendo.

Luego de transcurrido el tiempo que a mi cuerpo le parecía suficiente. Salgo empapada, ausente de alguna idea que ponga en orden las cosas.

No logré mi objetivo. Lo admito. Lo positivo de todo es que he logrado un estado tal de tranquilidad y serenidad que le ha brindado a mi alma una nueva perspectiva.

Salgo renovada con energías recargadas que me ayudaran a buscar puntos positivos de apoyo en los cuales enfocarme.

Ahora esperanzada, sé que todo irá bien. Sólo tengo que intentarlo.


Necesidades

“¡Necesito paz y tranquilidad!”.

Eso me gritó segundos antes de cerrar la puerta y con el estruendo que provocó, salir de nuestra casa y de mi vida.

Sí piensas que me quedé llorando como magdalena tirada en el suelo, te equivocas. Permanecí justamente en el lugar donde estaba parada antes de que el huracán se desatara, sólo preguntándome como rayos un simple recordatorio de los pagos pendientes del hogar provocaron tan teatral escena.

Hace días que se largó magistralmente y aunque la decepción y la tristeza han llenado los huecos que dejó vacíos, se que todo irá bien.

No se cuando, no se cómo, no se por qué, se que un día recordaré toda esta situación y reiré por la manera tan histrionica en la que se marchó.

Lastima y pena de las almas de quienes buscan en un plano material aquellas cosas que no son capaces de desarrollar en su interior.