Vida: Online y Real

social media logotype

Las redes sociales han llenado nuestras vidas. Queramos o no ya estamos envueltos en toda una vorágine de información donde cualquier mensaje, cualquier opinión puede volverse viral. 

Ya debemos asumirlo, las redes sociales, no son privadas. Las cosas que en la nube publicamos, ahí se quedaran por siempre. Debemos asumirlo y cuidar nuestra “reputación online”. En nuestra sociedad actual ser diferente sigue siendo tabú, la modernidad no ha llegado a la mente de todos los habitantes de la tierra.

El siguiente artículo tiene más de un año,  es un compilado de las cosas que se están haciendo cada vez más común y de las que debemos cuidarnos.

13 personas que perdieron el trabajo por un mensaje publicado en Twitter

Twitter es una red social pública. Todo lo que allí se publica queda por defecto abierto a toda la Red y no todos sus usuarios parecen percatarse de esta característica. La inocencia de algunos les ha costado incluso el trabajo.

Mensajes racistas, contra el jefe o simplemente inapropiados para la empresa. Los trece más famosos los recoge The Huffington Post en Fired Over Twitter: 13 Tweets That Got People CANNED. Puedes verlos en versión original en la galería de imágenes, su traducción viene abajo:

The Connor: “Cisco acaba de ofrecerme un trabajo! Ahora tengo que sopesar entre la utilidad de un ‘grueso’ cheque y viajar a diario a San Jose para hacer un trabajo odioso”. Esto es lo que dijo @theconnor tras una entrevista de trabajo en Cisco. La empresa lo vio y, por supuesto, no le contrató.

Octavia Nasr: “Triste de oír el fallecimiento de Sayyed Mohammad Hussein Fadlallah.. Uno de los gigantes de Hezbollah que respeto mucho..”. Mensaje de la periodista de la CNN Octavia Nasr por el que fue despedida. Lamenta la muerte del Ayatolá libanés que está relacionado con la muerte de 260 norteamericanos.

Camarero en Baverly Hills: “Martes: Jane Adams, estrella de la serie ‘Hung’ de HBO abandonó (el restaurante) sin pagar 13,44 dólares. Su agente llamó y pagó al día siguiente. NO DEJÓ PROPINA!”. Mensaje de un camarero en un restaurante en de Baverly Hills. Un mes después, la actriz fue para dejar la propina y avisar al jefe del camarero sobre el mensaje. El trabajador fue despedido.

Mick Bacsik: “Felicitaciones a todos los sucios mexicanos de San Antonio” decía el jugador de béisbol Mike Bacsik tras un partido. Fue despedido por racista.

Empleado con blog secreto: el jefe de una ONG en St. Louis (EEUU) descubrió a través de Twitter que una empleada mantenía un blog secreto sobre sexo. La despidió.

Un trabajador de California Pizza Kitchen expresó su disgusto en Twitter sobre el nuevo uniforme que debían usar. Lo dirigió directamente a la cuenta de su empresa. El jefe buscó la localización del empleado dejada en la red social, lo encontró y despidió. Posteriormente el empleado subió un vídeo a YouTube  como respuesta: Twitter Got Me Fired!!!.

La comediante australiana Catherine Deveny fue despedida del periódico The Age por ‘twittear’ su deseo de que el hijo de 11 años de Steve Irwin tuviera sexo.

Stuart MacLennan: “Dios este comercio justo, los plátanos orgánicos son una mierda. Puedo tener por favor uno cultivado por esclavos, químicamente tratado y genéticamente modificado?”. Esto es lo que dijo el político laborista del Reino Unido Stuart MacLennan. En ese momento formaba parte del gobierno y fue despedido.

Vanderlei Luxemburgo, ex entrenador del Real Madrid, fue despedido de el club brasileño Palmeiras por criticar en Twitter a uno de sus jugadores, Keirrison. Dijo: “Si no lo venden (al Barcelona) no volverá a jugar para mi”.

Nick Sowden, joven miembro del partido liberal australiano fue despedido por realizar comentarios racistas sobre Obama en Twitter. Sowden se defendió afirmando que se trataba de simples bromas.

Jennifer Carter, ex empleada de la escuela de enfermería de la Universidad de Mississippi fue despedida por violar una ley federal al publicar una serie de mensajes en Twitter sobre su trabajo.

Felipe Milanez, ex editor de fotografía de National Geographic en Brasil fue despedido tras criticar en Twitter una revista perteneciente a la misma editorial.

Fuente original: http://tuempleord.com/?p=19897

El General si tiene quien le lea.

En principio y a primera vista la imagen que nos presenta es de una persona de pocas sonrisas y de recio carácter.  Su educación militar eso es lo que vende.

Su vida personal se ha mantenido muy oculta. Durante algunos años fue poseedor de un cargo de vital importancia para el transcurrir normal de un país. Su posición era la más alta responsabilidad militar en la nación.

Se casó en el 2008 con una bella comunicadora lo que contribuyo a suavizar un poco su imagen.

Dos años luego de que la ex – reina de belleza y el experimentado militar de carrera celebraran ostentosamente su matrimonio y con un retoño ya entre ellos, la pareja anunciaba la decisión irrevocable de su divorcio.

En junio del 2010 José Miguel asumió el nombre de @sotojimenezv en la red de microblogging “Twitter”. Desde entonces la perspectiva que todos, especialmente TODAS ha cambiado ante nuestros ojos.

“El general del amor” como ha sido catalogado por sus seguidoras, ha llenado los “timelines” de todas de versos inspiradores, del romanticismo de antaño y de la caballerosidad de siempre.

Todas sin excepción hemos suspirado con alguna frase, hemos recordado con nostalgia algún amorío del ayer, hemos deseado con decepción que nuestros amantes nos repitan las cosas que publica el general.  Y es que parece tener un radar para saber qué decir en qué momento.

Ante nosotras ha cambiado. Ahora lo vemos como un poeta más que no como un guerrero.

Los hombres también han desarrollado cierta fascinación por los tweets del general. Muchos declaran abiertamente su simpatía y admiración. A la vez admiten haber dedicado alguno a sus parejas.

El pasado 21 de marzo, día mundial de la poesía, el deseo de los seguidores de @sotojimenezv vio la luz. “El amor en 140 caracteres” fue publicado para que todos tuviéramos la selección de los mejores tweets, sin necesidad de tener acceso al internet.

La historia del general no termina. Aún le queda mucha poesía por compartir, este es apenas el primer tomo. Y mientras se recopila la nueva selección me despido como José Miguel en su reciente puesta en circulación. «Nos vemos en Twitter».