No es obligado

Imponer-la-voluntad

Imponer no es correcto ni debido en ningún momento ni en ningún aspecto de nuestras vidas. Especialmente en la amistad o en el amor.

No es obligado amar a alguien. Tampoco ser amigos.

Es una situación que debe nacer voluntariamente. Cuando se fuerza pierde el sentido de a misma.

Mi amiga Saory me dio una cátedra de moralidad y lógica, sólo con una sola frase.

«No impongas tu presencia en la vida de nadie. Quién quiera compartirla contigo, te invitará. Quién no, sabrá de igual manera alejarse de ti y alejarte a ti de ella».

Para mi, palabras dignas de recordar y practicar.

Mi Vida: una dictadura

toxicidad, amistad, amigos, personas, toxicas

A pesar del tiempo, ella sigue creyendo que mi vida es una democracia…

democracia, votacion, elecciones

Olvidando por completo que es toda una dictadura…

dictadura

La mía.

Admito que no es cómodo sentir estas cosas sobre quienes te rodean, o siquiera pensarlas. Lo peor es que por más que quieras sustituir los pensamientos negativos por sus iguales positivos, no encuentras por donde hacerlo.

Con el paso del tiempo terminas acostumbrándote a saber que decir y como decirlo, solo por evitar una discusión sin sentido.

Poco a  poco te irás alejando hasta que un día despiertes y esa amistad te resultará un recuerdo de tu ya lejana y extinta niñez.