Francamente hablando

escribir, redactar, confesar, desahogarse

 

No he estado bien respecto al blog.

Tan crudo y triste como se lee, de igual forma se siente y se lee.

Este espacio se creó con la intención de gritarle al mundo mis dolencias propias (si, así de egoísta fui). Actualmente no se si si realmente seré capaz de mantener este barco a flote. Las cotidianidades me embargan de forma tan total que me aíslan de las cosas que amo como este blog.

Agniezka se está ahogando ante la burguesía, la burocracia, la democracia, la monarquía, la dictadura y la totalidad de todas las formas de gobiernos existentes.

No encuentro tiempo para mi.

Perdonen el abandono virtual al que han sido sometidos, pero no seré yo quien les mienta.

Veremos que trae dentro de los próximos meses el barco, la marea, los tifones, tsunamis, huracanes, vientos continentales  y demás precipitaciones atmosféricas existentes y pendientes de presentarse.

Lo que siento

 

En ese momento privado e intimo donde pocas veces se saca tiempo para hablar él se atrevió a preguntar. Estaba en verdad fascinado con el ritual que siempre ella ejecutaba.

Mucha acción durante pero en los momentos en que él llegaba a la meta bajo grandes dosis de euforia, ella permanecia inmovil y en silencio. Le acariciaba el pelo buscando a ella alguna reacción y nada. Seguia con los ojos cerrados y sin expresión alguna que se dibujara en su rostro.

Un día no aguantó más y preguntó. Recibió de ella la respuesta más inesperada recibida alguna vez. “Solo disfruto”

Desde entonces no pregunta. Suele ahora permanecer a su lado acompañandola, a pesar de no lograr entender lo que pasa por la mente y el cuerpo de su mujer cuando el orgasmo se presenta.