Escape

image

Y después de un largo día de mil «responsabilidades» que cumplir, donde todos los pendientes eran urgentes, donde cada asignación era esperada por alguien, llega la desesperación.

Ese anhelo intrínseco de llegar a casa, quitarte la ropa de trabajo, y solo descansar. Recurrir a lavar el cuerpo del estrés laboral y del cansancio mental. Pero entonces al sentirte ligera es cuando te das cuenta que hay algo más.

Debajo de las capas de tela del caluroso uniforme de oficina, la tristeza ha hecho un nido. Simplemente estás llenas de nostalgia y melancolía. Y no sabes porqué.

No queda ánimo siquiera para decir que no. Dedicar tiempo a cuidar de ti, se va a un quinto lugar en la lista de prioridades.

A veces, para esconder del mundo tu «debilidad», te sacudes las penas y te encierras en las responsabilidades que te esperan en el hogar. Así entre platos que lavar, ropa que organizar, comida que preparar, pisos que limpiar… escondes el malestar animico que te afecta.

El detalle es que no es una solución permanente. Ni resolverá la situación ni impedirá que vuelva a ocurrir. Es sólo una vía de escape.

Y lo sabes.

Sólo que te auxilias de ella hasta que llegue el momento en que todo el castillo de naipes caiga. En que guardes tanta presión dentro de ti y explotes como un globo al posarse en un cactus.

Esperas que cuando ese momento se marque en el reloj, estés lo suficientemente sola como para que nadie se percate de que eres humana… De carne y hueso e imperfecta.

Femineidad

butches and femmes 4 - Copy

Las mujeres podemos llegar a ser más masculinas y poderosas que los mismos hombres. Nuestra capacidad de ser pulpos, al hacer muchas cosas a la vez, de manera exitosa viene a compensar nuestra debilidad física. La oportunidad divina que se nos da, de ser madres, nos hace muy resistentes… pero también emocionales.

716478-bigthumbnail

Hay días en que las hormonas se apoderan de nuestro cuerpo. Es inevitable que nuestro humor asquee. Nos sentimos incómodas y no sabemos porqué. El calor nos invade el cuerpo, mientras que el frío nos congela los huesos. Las voces de las personas nos molestan, pero la música nos calma.

pareja-cama-rechazo

¿Qué decir de nuestros hombres? Ellos son quienes más sufren nuestras variaciones. En sus cuadrados cerebros masculinos no son capaces de entender con la lógica que les destaca los motivos que nos inspiran a actuar así. Total… tampoco nosotras lo sabemos. Sufrimos a partes iguales por falta de entendimiento. Nos amamos pero esos días nos resultan muy malos para la convivencia.

femininity

Esos días nos brindan la excusa perfecta para cualquier cosa. Nos amparamos para de alguna manera «enloquecer». Si nos enojamos por cualquier cosa inmediatamente se asume que es por estar en «nuestros días». Somos más sensibles al estrés laboral o al tiempo que dura el semáforo para cambiar.

Superwoman

No me malinterpreten. No quiero decir que somos invencibles o que tenemos superpoderes, no es así  Es solo que nos hemos adaptado a nuestras responsabilidades hasta al punto de hacerlas casi perfectas. Sin importar los lugares de poder por los que luchemos alcanzar, la cantidad de hijos que tengamos. Las responsabilidades que nos obligan a trabajar horas extras o las odiseas culinarias que nos enfrentamos cuando nos visitan al hogar.

elena-kalis-balloons

En el fondo de nuestras almas, donde ya no quedan mascaras, solo queremos ser mujeres. Sin ningun tipo de adjetivo extra. Ni madre, ni amante, ni hija, ni esposa, ni novia, ni abuela, ni empleada… solo poseer la libertad de ser mujer. Eso es lo que nos hace totalmente felices.

Familia-con-hijos-pequeños

Irónicamente en muchos de los casos es estando con ellos cuando nos sentimos plenas.