Compañia

image
No somos perfectos, pero no la necesitamos para disfrutar a plenitud uno del otro. “De la abundancia del corazón, habla la boca”, dice la Biblia. Es por eso que desde que llevo dos anillos en mi mano izquierda, las palabras respecto a ti fluyen con mayor facilidad. Has llenado mis expectativas, al punto de sobrepasarlas. Día a día, encuentras maneras de alivianar mis cargas. Tu compañía me reconforta, me sana, me libera, me protege. Quisiera encontrar miles de maneras nuevas para que lo entiendas.

Dos

Nunca tuvieron la oportunidad de compartir una tarde de tertulias y café… Pero ambos comparten una vida, la mía.

Solo ustedes dos poseen la capacidad de leer los espacios que dejo vacíos entre estos párrafos… de traducir cada suspiro… de responder cada silencio.

Solo ustedes dos, que me conocen desde siempre, logran entender la mujer que soy hoy.

Solo ante ustedes dos no funcionan mis mascaras.