Bésame y dime adiós

Bésame y dime adiós. Sin el protocolo que demanda la situación. Sin las promesas triviales de que nunca te olvidaré y fuiste lo mejor que he tenido en mi vida. Solo bésame y dime adiós.

Bésame y dime adiós. Sin exigencias por lo que pudo ser, por lo que nos prometimos y nunca cumplimos. Sin reproches por los pecados del pasado, ni el anhelo de que pudimos ser mejores.

Bésame y dime adiós. Sin canciones de despedidas ni poemas inspirados en la luna.

Bésame y dime adiós. Sin despedidas traumáticas en la sala de espera de un aeropuerto mientras mi silueta se pierde en el atardecer agitando tu pañuelo.

Bésame y dime adiós. Sin tener que separarnos ante un juez y mediante estirados abogados que nada tienen que ver con nuestra historia.

Bésame y dime adiós. Sin terceras personas que contaminen el momento, ni triángulos dolorosos.

Bésame y dime adiós. Sin largas cartas donde se haga un recuento de cada instante maravilloso que pasamos juntos.

Bésame y dime adiós. Sin humillaciones, ni faltas de respeto. Sin odios recién descubiertos, ni agravios intencionados y planificados.

Bésame y dime adiós. Sin una doble vida por ostentar otro amor, sin mensajes de textos en medio de la noche, sin salidas secretas a lugares nunca mencionados, amparados en excusas que nunca existieron.

Bésame y dime adiós. Sin una cita en el mismo restaurante donde cenamos por primera vez, donde los nervios te hicieron manchar mi vestido con vino, donde conectar fue tan sencillo y divertido.

Bésame y dime adiós. Sin una noche, ni una última vez, sin acariciar mi pelo, ni rozarme el cuello, sin apretar tu cuerpo contra el mío en un interminable abrazo.

Solo bésame, dime adiós y déjame ir.

Fidelidad

Y después de la fiesta, el bizcocho, el vestido, los invitados y los regalos. la luna de miel, la organización del nuevo nido de amor… entonces llega el momento de la verdad. Cuando nuestras vidas se vuelven costumbres y terminamos con la odiosa rutina mudada entre nosotros dos.

Poco a poco regresamos a adaptarnos al mundo que dejamos, sólo que ahora llevamos la diferencia de que estamos casados.

¿Por qué ser fiel? ¿Existe alguna excusa que rompa la promesa de amor eterno y nos de permiso para faltar a nuestro compromiso?

Una pregunta llega, luego otra y cuando menos te das cuenta todo se convierte en una bola de nieve cada vez más grande ¿Cómo mantener la fidelidad en el matrimonio?

Lo admitas o no ahora te toca defenderte de tus propias ideas. Y encontrar dentro de la misma aburrida rutina, inspiración para no fallar.