De mi vivir

Razones

El diagnóstico me desubicó la existencia. Tenía otras expectativas, otros anhelos. No era lo que esperaba.

Todos los que me rodeaban me felicitaban de manera eufórica, mientras que ilusa yo les pedía con la mirada “justifica tu respuesta”.

Entonces ella me habló de su experiencia. Me dijo:

“Retate a conocer un tipo diferente de amor. Comprométete a aceptar tu nueva cómplice. Aprende a transferir tus conocimientos. Acepta que alguien más, dentro de tu círculo cercano, sabrá leerte entre líneas. Conviértete en maestra y comparte tu sabiduría, transfiriéndolos a una nueva generación. No será mejor. No será peor. Sólo será diferente. Para ti será como empezar de nuevo. Será tener una libreta recién comprada llena de líneas y hojas en blanco, esperando que tú la llenes con las anécdotas de tu nueva experiencias de ser mamá”.

Solo ella fue capaz de darme herramientas para este nuevo proyecto.

Anuncios
Libros, Música s & TV

Parejas Inteligentes

Vivir con alguien; es comprometerse, es tener la agilidad mental de ser flexible, tolerante, negociador; aceptar las diferencias; saber perdonar y seguir adelante; pero sobre todo asumir compromiso, afecto, establecer vínculos y saber asumir un proyecto de pareja; de dos, nunca individual; y menos circunstancial. 

Libro “Parejas Inteligentes” de José Miguel Gómez

De mi vivir

Relato de mi Aventura Amorosa

Primero debo ofrecerles mis disculpas por la tardanza en la publicación de este post. A veces es mejor no avisar, pues las complicaciones del día a día tienden a envolvernos de forma tal que impiden que cumplamos. He aquí el relato de mi “Aventura Amorosa”.

Confieso que la idea fue mía. Él fue capaz de ceder para hacerme feliz, yo sentía que no siempre debía hacerlo él, así que la idea de hacer la sesión de fotos de nuestra boda en el Pico Duarte, era mi manera de decirle lo importante que es.

No soy atlética, más esta aventura hizo que me diera cuenta que mi cuerpo necesita más atención y no solo mi cabellera.

El viaje vale la pena. Las vistas son magníficas. Las subidas pesadas. Las bajadas largas. Los montes interminables. El frio eterno. El agua de los ríos exquisita. La naturaleza te arropa a cada momento. Es el tipo de experiencia que recomiendo vivir, al menos una vez en la vida.

Las duchas están restringidas a una diaria. Primero porque pasas al menos 10 horas diarias caminando. Segundo la temperatura de las aguas de tal que piensas varias veces antes de bañarte. Eso sí, confieso que todo el cansancio corporal desaparece al meterte en estas heladas aguas. La única técnica viable es no pensarlo y simplemente sumergirte.

En esta isla presentamos un clima subtropical, con una temperatura promedio de 25° centígrados, así que enfrentarse a temperaturas entre 2 y 8 grados Celsius no es nada agradable ni fácil de manejar. El ambiente caribeño y tropical que predomina en mi país por eso enfrentarnos a temperaturas frías no es común.

Admito que sola no hubiese podido terminar todo el trayecto. Cada vez que mis rodillas falseaban por el cansancio y el uso constante, podía contar con “Paloma”, “Morena” y “Federico” (a este último lo bautice así, pues nadie conocía su nombre). Tres mulos que me llevaban sobre su lomo para avanzar más rápido. Fueron tantas las ocasiones que ya conocía la técnica de como montarlos.

Dormir tiene trucos. Los pisos de madera resultan más cómodos que los de cemento. Tuve que improvisar una almohada con la ropa que había llevado.

La ruta consta entre 60 y 70 kms., pero están medidos en forma lineal, cabe destacar que lo menos que tiene el terreno es linealidad.

Llega un momento en que simplemente caminas de forma mecánica, sabes que tienes que hacerlo, pues al detenerte te retrasarías y tardarías más en descansar.

Las rodillas de varios miembros del equipo (incluidas la mías) hicieron que cambiáramos la ruta original. Nos quedamos dos días en uno de los puntos a descansar, pues el camino de bajada lo haríamos en un solo día. Fue en ese lugar, en Compartición, donde logramos interactuar de manera real con el ambiente que nos rodeaba.

Hicimos caminatas, turisteamos en el lugar, disfrutamos de amaneceres hermosos, respiramos un aire completamente puro, durábamos mucho tiempo alrededor de la fogata charlando y conociéndonos. Hasta me anime a completar la sesión de fotos que estaba pendiente.

¿Qué más puedo decir para transmitirles toda la experiencia vivida? Solo puedo dejar ante ustedes imágenes que ahora complementan mis recuerdos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De mi vivir

Aventura Amorosa

Mi sabia madre me mostró un ejemplo que al día de hoy sigue latente. Recuerdo los instantes en que mi padre la invitaba a acompañarle e inmediatamente olvidaba los calderos que hervían en la cocina o la ropa pendiente de lavar en la lavadora: de forma inmediata ella se alistaba para ir con él.

¡AHORA LLEGO MI MOMENTO!

Mi esposo ha escalado en  más de 8 ocasiones el punto más alto del Caribe: “El Pico Duarte“. Ahora me toca a mi. Gozo de la naturaleza, pero no radico en la predilección que él ostenta por las aventuras al aire libre. Confieso que nunca me pensé protagonista de esta trayectoria y que también dije varias veces “mis uñas largas, mis tacones altos y mis vestidos de fiesta no combinan con el Pico Duarte”.  Y heme aquí… preparando botas de militar, “spleeping bag”, brújula, linternas, abrigos y guantes, elementos que me servirán en este nuevo reto.

Mañana iniciamos el ascenso. No regresaré a la civilización hasta el día 8 de enero. Por lo frío del ambiente me abstengo de llevar móvil, pudiese llegar a perderlo, así que les tocará esperar a que baje para contarles mi experiencia.

PD: Aprovecharé lo mucho que le gusta el lugar a mi galán para hacer la sesión de fotos de nuestra boda, pues la teníamos pendiente. De esas también tendrán pruebas.

Fotos del archivo de experiencias de mi esposo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Con dedicatoria

Blog del Año ’13

BESTBLOG

Mi relación con Jack Chatterley se está volviendo cada vez más públicamente aceptada. Todo va bien pues mi esposo aún no se ha quejado, así pues aprovechemos. A mi querido Jack se le ha antojado ahora por premiar este diario digital con el “Premio Blog del Año 2013“. Según sus palabras porque el blog lo ha “enganchado”, porque soy “sencillamente, maravillosa” y porque “También la ailoviu”.

Entonces al honrarme me ha comprometido, me toca seleccionar diez de los blogs que sigo para destacarlos aquí…

    • Nadie nos Entiende — Lo declaro públicamente otra vez, me encantan las reflexiones de Paolo.
    • Non Perfect: El Blog Imperfecto  — Gozo con las situaciones imperfectas a las que se enfrenta By Pils: originales.
    • Javier GM Photography – México y más  — Toda una demostración de la calidad del arte fotográfico. Me encanta como destaca los detalles que normalmente pasarían desapercibidos.
    • Ana Azul  — Los relatos de Ana son buenos e inesperados. También suele presentar datos curiosos que tienden a sorprender.
    • Confesiones de una Boda  — “Aunque la mía ya pasó me quedé enganchada con toda esta ilusión de quinceañera de Disney”.
    • La Librería de Chelo  — La mejor manera de saber si el libro que compraste vale su costo en verdad.
    • SendderoRelatos sencillos y con una gran carga de realidad que nos presenta Ruben García.
    • Diario de PalabrasMás que de palabras, aquí disfruto de imágenes magistrales.

¿Qué más esperan de mi? Cómo dice la Biblia “sigan pidiendo y os darán”.
Quedan dos espacios esperando ser ocupados, vamos a ver que pasa de aquí a fin de año.

Nuevamente agradecer a Jack su predilección por las cosas que escribo.

Con dedicatoria

El significado del anillo

USE 2

Me sorprendió mucho la sonrisa en su rostro, cuando le expliqué este tema. El  no entendía la euforia que me causaba que mi amiga hubiese recibido “el anillo“. Confieso que me incomodo un poco que no lograra comprender la importancia que tiene ese gesto para las féminas del mundo.

Queramos o no las mujeres seguimos aferradas a los cuentos de hadas, así hemos sido criadas. Por más independientes que seamos internamente seguimos anhelando un caballero que nos represente, que alguien nos esperes al llegar a casa en las noches, sentir compañía al dormir. No podemos negarnos estas verdades a nosotras mismas.

El anillo” es un símbolo de compromiso real ante en nuestra cultura. La entrega del mismo no impide que luego las circunstancias cambien y que el compromiso se rompa, pero mientras representa seriedad. Ante la sociedad quienes llevamos anillos, sea un solitario de compromiso o un par de matrimonio, tenemos un estatus diferentes. Ya no somos llamadas jóvenes, sino señoras. Hasta nuestras madres ya dejan de vernos como niñas para aceptarnos como amas de casa. Las conversaciones de ellas cambian con nosotras, ya nos consultan sobre si le falta sal al guiso o sobre el menú que realizaremos para la cena anual, cuando antes eran ellas las de decidían. Somos vistas como iguales.

Hasta un poquito de seguridad nos brinda el anillo que llevamos en el dedo anular. Estas palabras no son las que desearía mi vena feminista escribir, pero es la que mi corazón me empuja a redactar. No puedo negar la sociedad en la que me ha tocado vivir y aunque reniego de muchas de las falsedades que han intentado impregnarme algunas me son cuesta arriba.

Mientras las costumbres no cambien y el matrimonio siga significando tanto, las mujeres continuaremos poniéndonos eufóricas, histéricas y muy felices cuando nuestras amigas o nosotras mismas recibamos “el anillo“.

ad0c5872-0e88-431a-bee3-c963db09de6f

De mi vivir

A new life

Una noche sin siquiera haber pensado en ello durante todo el día, soñé en el momento en que me mudaba a vivir con el. En el sueño él se había encargado de todos los detalles, los mismos con los que soy tan meticulosa al trabajar. Había ubicado todos los muebles y hasta organizó la ropa en los armarios. Sólo me limité a recibir mi copia de la llave que me él me entregaba.

Sin dedicarle a ello muchos de mis pensamientos por momentos me sentí ansiosa. No sabia que esperar ante las cosas que me enfrentaba. Creo que solo faltaban 100 días para mi boda, cuando finalmente entendí que no eran planes lejanos y distantes. Era inminente que me casaba.

Hoy hace ya una semana de que dormimos juntos todas las noches. El proceso de organización no fue tan sencillo como en mi sueño, pero me siento satisfecha con lo que hemos logrado. Aún las cajas de mis libros están sin desatar y continúo separando sus camisetas de mi ropa interior en las gavetas, pero esta ahora es mi casa. Es el hogar que he decidido tener con él.

No es fácil el proceso de adaptación ante el cual nos enfrentamos, pero no me arrepiento de ser llamada ahora “su esposa”.