Insistir

2821baf7f0096b1f94b93e3270a7a673

Me siento agobiada, que la situación me sobrepasa. Es posible que me justifique diciendo que “esto también pasará”, pero es la única verdad que me creo capaz de creer.

Creo que ha llegado la hora se asumir la necesidad del cambio, de tomar control de la vida mía que no parece propia. Dejar de ser haragana permitiendo que la música decida el ritmo que bailo.

Empoderarme de mi propia existencia, de mis decisiones y acciones.

Sería una falsedad querer ser lo que fui. He evolucionado. Ya no soy la misma. Creo que por eso es el estancamiento emocional que actualmente enfrento.

Aún no termino de responsabilizarme de mi nuevo yo.

De comprometerme conmigo misma.

Me confieso cansada pero no vencida.

Razones

El diagnóstico me desubicó la existencia. Tenía otras expectativas, otros anhelos. No era lo que esperaba.

Todos los que me rodeaban me felicitaban de manera eufórica, mientras que ilusa yo les pedía con la mirada “justifica tu respuesta”.

Entonces ella me habló de su experiencia. Me dijo:

“Retate a conocer un tipo diferente de amor. Comprométete a aceptar tu nueva cómplice. Aprende a transferir tus conocimientos. Acepta que alguien más, dentro de tu círculo cercano, sabrá leerte entre líneas. Conviértete en maestra y comparte tu sabiduría, transfiriéndolos a una nueva generación. No será mejor. No será peor. Sólo será diferente. Para ti será como empezar de nuevo. Será tener una libreta recién comprada llena de líneas y hojas en blanco, esperando que tú la llenes con las anécdotas de tu nueva experiencias de ser mamá”.

Solo ella fue capaz de darme herramientas para este nuevo proyecto.