Blog del Año ’13

BESTBLOG

Mi relación con Jack Chatterley se está volviendo cada vez más públicamente aceptada. Todo va bien pues mi esposo aún no se ha quejado, así pues aprovechemos. A mi querido Jack se le ha antojado ahora por premiar este diario digital con el “Premio Blog del Año 2013“. Según sus palabras porque el blog lo ha “enganchado”, porque soy “sencillamente, maravillosa” y porque “También la ailoviu”.

Entonces al honrarme me ha comprometido, me toca seleccionar diez de los blogs que sigo para destacarlos aquí…

    • Nadie nos Entiende — Lo declaro públicamente otra vez, me encantan las reflexiones de Paolo.
    • Non Perfect: El Blog Imperfecto  — Gozo con las situaciones imperfectas a las que se enfrenta By Pils: originales.
    • Javier GM Photography – México y más  — Toda una demostración de la calidad del arte fotográfico. Me encanta como destaca los detalles que normalmente pasarían desapercibidos.
    • Ana Azul  — Los relatos de Ana son buenos e inesperados. También suele presentar datos curiosos que tienden a sorprender.
    • Confesiones de una Boda  — “Aunque la mía ya pasó me quedé enganchada con toda esta ilusión de quinceañera de Disney”.
    • La Librería de Chelo  — La mejor manera de saber si el libro que compraste vale su costo en verdad.
    • SendderoRelatos sencillos y con una gran carga de realidad que nos presenta Ruben García.
    • Diario de PalabrasMás que de palabras, aquí disfruto de imágenes magistrales.

¿Qué más esperan de mi? Cómo dice la Biblia “sigan pidiendo y os darán”.
Quedan dos espacios esperando ser ocupados, vamos a ver que pasa de aquí a fin de año.

Nuevamente agradecer a Jack su predilección por las cosas que escribo.

Año 26 (III)

Mañana será el año #27 de mi paso por esta vida. Hace muchísimas entradas prometí explicarles las implicaciones que tenía cumplir 26 años.

Desde mi juventud, 26 fue una fecha limítrofe para la planeación de mi existencia. Inconscientemente todos trabajamos para y por las cosas que esperamos.

A la llegada de mis 26 me presentaba ante el mundo como aspiraba antes de llegar a esa edad. El titulo que avala mi carrera universitaria por momentos acumula polvo en casa. Mi padre cumplió su promesa y me regaló mi “chacha”, (así llamo a mi vehículo). Varios diplomas más completan mi preparación académica. Trabajo en mi área de forma estable y allí he evolucionario personalmente.

Hoy el último día que me queda de mi año #26, llevo un anillo de compromiso en mi mano izquierda. Inicio mis 27, como mujer de hogar con un esposo que me regaló su apellido.

Tal vez no sean los actores que originalmente fueron anunciados para la obra, pero son los que están en el escenario.

Así que mañana se suma un número más a mi edad, a la vez que mis responsabilidades y compromisos se multiplican por cien.

Bienvenidos sean los 27.