Blog del Año ’13

BESTBLOG

Mi relación con Jack Chatterley se está volviendo cada vez más públicamente aceptada. Todo va bien pues mi esposo aún no se ha quejado, así pues aprovechemos. A mi querido Jack se le ha antojado ahora por premiar este diario digital con el “Premio Blog del Año 2013“. Según sus palabras porque el blog lo ha “enganchado”, porque soy “sencillamente, maravillosa” y porque “También la ailoviu”.

Entonces al honrarme me ha comprometido, me toca seleccionar diez de los blogs que sigo para destacarlos aquí…

    • Nadie nos Entiende — Lo declaro públicamente otra vez, me encantan las reflexiones de Paolo.
    • Non Perfect: El Blog Imperfecto  — Gozo con las situaciones imperfectas a las que se enfrenta By Pils: originales.
    • Javier GM Photography – México y más  — Toda una demostración de la calidad del arte fotográfico. Me encanta como destaca los detalles que normalmente pasarían desapercibidos.
    • Ana Azul  — Los relatos de Ana son buenos e inesperados. También suele presentar datos curiosos que tienden a sorprender.
    • Confesiones de una Boda  — “Aunque la mía ya pasó me quedé enganchada con toda esta ilusión de quinceañera de Disney”.
    • La Librería de Chelo  — La mejor manera de saber si el libro que compraste vale su costo en verdad.
    • SendderoRelatos sencillos y con una gran carga de realidad que nos presenta Ruben García.
    • Diario de PalabrasMás que de palabras, aquí disfruto de imágenes magistrales.

¿Qué más esperan de mi? Cómo dice la Biblia “sigan pidiendo y os darán”.
Quedan dos espacios esperando ser ocupados, vamos a ver que pasa de aquí a fin de año.

Nuevamente agradecer a Jack su predilección por las cosas que escribo.

Me gusta o no me gusta, esa es la cuestión

me gusta, no me gusta

Parafraseando a Shakespeare en Hamlet, es como inicio este post. Que llegando de improviso me ha enganchado en la idea de Miguel a través de By Pils. Asi que sin ser invitada aquí me tienen les guste o no.

Me gustan las tardes y las noches lluviosas. No me gustan los charcos que se arman en las avenidas de mi país.
Me gusta, como masoquista que soy, las canciones que me despiertan la melancolía. No me gustan las canciones que no tienen letras.
Me gusta una taza de café durante una tertulia con mis amigas. No me gustan las reuniones impuestas donde nadie aporta nada nuevo.
Me gustan las verdades que me alegran el corazón. No me gustan las mentiras que me evitan pesares.
Me gustan los abrazos de mi madre. No me gustan las sonrisas de los hipócritas.
Me gusta salir de paseo con mi esposo. No me gustan las visitas improvisadas que no saben cuando irse.
Me gustan las amigas que aún sabiendo las cosas aconsejan en base a la verdad no solo por la conveniencia de la situación. No me gustan las personas confianzudas y desatinadas al hablar.
Me gusta que las ideas más originales lleguen cuando menos las estoy buscando. No me gustan cuando no logro expresar en el papel lo que pensé antes.
Me gustan estos originales retos que estrechan la relaciones entre los blogueros. No me gustan quienes piden mediante comentarios que les siga. Prefiero que sus entradas me obliguen a seguirlos.