Hace unas noches me dio por escuchar a Miguel Bosé, mientras hacia los quehaceres del hogar (desde el nacimiento del bebé se han presentado cambios en mis horarios, costumbres y rutinas).

Este poema es una demostración excelsa de entrega, de amor, de resignación.

Se secarán todos los mares y esperaré sin ti tapiado al fondo de algún recuerdo.
Mi voluntad se hará pequeña me quedaré aquí junto a mi perro espiando horizontes.

No quedarán más que desiertos y escucharé por si algún latido le queda a esta tierra que era tan serena cuando me querrías había un perfume fresco que yo respiraba era tan bonita, era así de grande, y no tenia fin……

Anuncios