Un amigo me “envició” del sistema de películas online “Netflix”. (Que les valga a ellos de cuña).
image

Confieso que le he sacado mucho provecho a los momentos de soledad, mientras disfruto de un amplio abanico de ofertas cinematográficas de todo el mundo y muy cerca de mi gracias al pago de una módica suscripción mensual.

Recién acabo de ver ” Siempre el mismo día” protagonizada por Anne Hathaway y Jim Sturgess. Es una tierna película romántica.

dex-and-emma-one-day-movie-22864827-500-606

Pero he de confesar que el sabor que me ha dejado en el paladar no fue agradable: que conste que no habló del dolor de garganta que llevo arrastrando durante las últimas 24 horas.

Hablo de mi tendencia masoquista y auto impuesta de buscar filmes con desenlaces no esperados. Que rompan con el estereotipo del final de cuento de hadas. Pero como que estoy abusando de mi misma.

Y no crean que pienso esto basándome solo en esa película, hay más. Dentro de la filmografía recientemente vista por mi tengo: “Solo un Sueño” Leonardo DiCaprio y Late Winslet;
“Yo Soy Sola” Moro Anghelieri, Eugenia Tobal, Mara Bestelli y Olivia Molina y “El Amante” con Liam Neeson y Antonio Banderas. Todas caracterizadas por finales poco esperados.
Esas historias me están dejando sin sabores en la garganta, esa sensación de tristeza ilógica ante solo una historia de ficción.

¿Estaré descongelando mis sentimientos? ¿O acaso los escritores y guionistas han mejorado notablemente sus historias? ¿Será producto de la capacidad histriónica de los actores? ¿O será acaso sólo una manía mía que propiciar este tipo específico de historias?

Mientras averiguo la verdadera razón tendré que leer con mayor detenimiento la sinopsis de las historias en proyecto de ver.

Question Marks

Anuncios