hombre, solo, divorcio, triste

Ahora es que te das cuenta de tus errores.

Ahora es que empiezas a valorar tu hogar, tus hijos y a tu esposa.

Ahora que la soledad va invadiendo poco a poco cada esquina de tu espíritu.

Ahora que ya todo es definitivo, es que quieres arriesgarte a intentarlo.

Ahora es que consideras que 2 décadas de matrimonio no pueden tirarse por la borda.

Ahora es que empiezas a organizar las prioridades de tu vida. Hoy que tu esposa pone en tus manos la demanda de divorcio.

Ahora es que recuerdas las razones que hicieron que te enamoraras de ella.

Ahora es cuando comprender la inestabilidad emocional que representará esta separación para tus hijos.

Ahora entiendes que tus infidelidades no eran inofensivas.

Ahora te das cuenta que tus “deslices” no valían la pena, pero si fueron carcomiendo la paciencia de tu casi “ex” – esposa.

Ahora te ves ante el abismo de la vida que tú solo provocaste y eso te asusta.

sentencia, divorcio, separación, juez

Anuncios