Hay cosas que queman dentro del alma. Sólo intento evitar el incendio.

¿Cactus o rosas?

flores, rosas, cactus

“Un hombre preguntó a un sabio si debía quedarse con su esposa o su amante. El sabio tomó dos flores en su mano: una rosa y un cactus, y le preguntó al hombre:

– Si yo te doy a escoger una flor, ¿cuál eliges?

El hombre sonrió y dijo: ¡La rosa es lógico!

Ante esto el sabio respondió:

A veces los hombres se dejan llevar por la belleza externa o lo mundano y eligen lo que brille más, lo que valga más. Pero en esos placeres no está el amor. Yo me quedaría con el cactus porque la rosa se marchita y muere. El cactus en cambio sin importar el tiempo o el clima seguirá igual, verde con sus espinas. Y un día dará la flor más hermosa que jamás hayas visto. Tu mujer conoce tus defectos, tus debilidades, tus errores, tus gritos, tus malos ratos y aún así está contigo. Tu amante conoce tu dinero, tus lujos, los espacios de felicidad y tu sonrisa, por eso esta contigo. Ahora dime hombre… ¿Con quien te quedarás?

Anuncios

26 comentarios

  1. Pero si se casa con la rosa se convierte en cactus ¿no?, porque no hay mujeres que nacen rosas ni cactus, esas cosas las dan la convivencia.

    25 agosto, 2013 en 12:56 pm

    • Querido Dessjuest, tienes razón. Los seres humanos, especialmente las mujeres, somos hijos de nuestras circunstancias. Aunque hay algunos casos excepcionales donde ajustamos nuestras situaciones a nosotros mismos.
      Agnyez!

      25 agosto, 2013 en 5:24 pm

  2. Sabias reflexiones que la vida me ha demostrado que son ciertas.
    Quien te ama a lo mejor el tiempo la ajado pero su alma alberga un inmenso amor que entrega a quien la ama.

    Un saludo.

    25 agosto, 2013 en 1:31 pm

    • Amar es una decisión que se toma día a día.
      Agnyez!

      25 agosto, 2013 en 5:35 pm

  3. Buena reflexión!!…..

    25 agosto, 2013 en 2:54 pm

    • Gracias. Es tuya también. Compártela.

      25 agosto, 2013 en 5:28 pm

  4. Buen dilema. Pero puede llegar la transformación, en un sentido u otro.
    De todas formas, buena pregunta.
    Un abrazo,
    Jesús

    25 agosto, 2013 en 5:29 pm

    • Cada caso es particular y singular. Aun así resulta bueno tener las opciones a la vista.
      Agnyez!

      25 agosto, 2013 en 5:36 pm

  5. Hay rosas con espinas y cactus con flores. Y merluzos que no ven lo que tienen delante de los ojos. C’est la vie, mon petite…

    26 agosto, 2013 en 4:22 am

  6. Estoy tan acostumbrada a las espinas de la vida que, sinceramente, yo me quedaría con el cactus. Dura mucho más y yo necesito estabilidad. Además, ahora mismo los cactus que conozco están dando unos chumbos que me tienen totalmente abducido el paladar. La rosas no huelen como antes y se marchitan el mismo día aunque les pongas aspirinas. Besitos.

    27 agosto, 2013 en 2:42 am

    • Todo trae su pro y su contra… Queramos o no.
      Agnyez!

      27 agosto, 2013 en 12:04 pm

  7. Menos mal que no le preguntan a la mujer porque eligiese lo que eligiese siempre se quedaría con un capullo.
    Saludos

    27 agosto, 2013 en 10:12 am

  8. Bonita reflexión y expléndida comparación… La rosa marchita y el cactus siempre vivo… No había parado a darme cuenta…

    27 agosto, 2013 en 12:55 pm

    • A veces eso pasa… No nos damos cuenta de lo que tenemos frente a nuestros ojos y es alguien mas quien nos muestra la realidad.
      Agnyez!

      28 agosto, 2013 en 7:36 pm

  9. Habría que preguntarle a Socrates.

    27 agosto, 2013 en 5:56 pm

  10. Me gustan las fábulas.Luego que cada cual saque su moraleja.

    28 agosto, 2013 en 2:13 am

    • Todo dependerá de como le convenga.
      Agnyez!

      28 agosto, 2013 en 6:54 am

  11. Me encantó esa frase: “Amar es una decisión que se toma día a día.”

    Es muy cierto, rosas o cactus… Cuando amas a una persona, la amas con todo lo malo y todo lo bueno… Pues es eso justamente lo que hace a esa persona lo que es.
    Excelente entrada… Besos.

    28 agosto, 2013 en 10:44 am

    • Así lo pienso y siento.
      Gracias Sorbo.
      Agnyez!

      28 agosto, 2013 en 7:37 pm

  12. Difícil decisión, aunque si la tengo que tomar… prefiero el cactus. Tienen unas flores tan bonitas!!!
    Creo que la decisión de amar para toda la vida, es complicada, pero hacer que el amor exista en el día a día, con la rutina, los problemas y el vivir… pueden conseguir que poco a poco ese amor exista para siempre.
    Un besote de esos grandes, Agniezka…

    15 enero, 2014 en 11:14 am

    • Querida Maria, es que si vemos el amor como un todo sera muy dificil soportar su peso. Es mejor dividirlo simplemente en días, en pequeñas porciones que podamos asumir en su justa dimensión. Creo que solo así sera posible amar para siempre, decidiendo pues amar un día a la vez.
      Gracias por comentar,
      Agnyez!

      15 enero, 2014 en 8:17 pm

Hazme sentir lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s