Reflexion-ElenaKalisTengo varios días haciéndolo. Hay partes de mí que no están en el lugar que deberían. Dentro de mi desorden personal todo está en orden, conozco donde encontrar lo que necesito. Pero hay algo nuevo que no sé cuándo llegó, cómo está aquí, ni quién lo trajo.

Este sentimiento de malestar está haciendo estragos en mi normal actuar y no me gusta; no forma parte de mi ser y se esta haciendo constante.

Suelo mirarme en el espejo, a ver si reflejándome logro encontrar en mis ojos las respuestas. Eso no ha pasado.

He alternado mis técnicas, en diferentes horas, con diferentes aspectos, con disímiles estado de ánimo. Nada de esto ha funcionado. No encuentro la razón.

Me han invitado a la playa y voy a aprovechar la ocasión. He sido oportunista, lo sé, pero la curiosidad me mata. He evitado el alcohol, no lo quiero de intruso en este experimento.

Luego de esperar el atardecer, me he metido al agua, justamente cuando todos ya se alejan de ella. No me he quitado la ropa, me he ido adentrando poco a poco hasta quedar completamente sumergida. Silencio total. Olas leves que vienen y van. Más silencio. Me dejo llevar. Intento pensar pero no lo logro. No es momento de pensar. Prefiero seguir sintiendo.

Luego de transcurrido el tiempo que a mi cuerpo le parecía suficiente. Salgo empapada, ausente de alguna idea que ponga en orden las cosas.

No logré mi objetivo. Lo admito. Lo positivo de todo es que he logrado un estado tal de tranquilidad y serenidad que le ha brindado a mi alma una nueva perspectiva.

Salgo renovada con energías recargadas que me ayudaran a buscar puntos positivos de apoyo en los cuales enfocarme.

Ahora esperanzada, sé que todo irá bien. Sólo tengo que intentarlo.

Anuncios