Hay cosas que queman dentro del alma. Sólo intento evitar el incendio.

¿Arquitectas de nuestras desgracias? (II)

¿Será que el éxito profesional implica un sacrificio emocional? 

Ya no estamos dispuestas a compartir nuestros espacios con nadie que nos aleje de nuestras metas. 

Una fobia emocional no es necesariamente producida o derivada de una experiencia real y nefasta del pasado. Es mas bien una condición incrustada en nuestro subconsciente que nos obliga, sin aparente razón alguna, a salir huyendo despavoridas ante algunas situaciones, personas o compromisos que, de solo pensar en la posibilidad, nos producen un miedo, en ocasiones, histérico e incontrolable. En otras palabras, es evitar sin haber probado. Es huir de lo desconocido porque nos basamos en las malas experiencias de los demás. 

Si no superamos las experiencias malas que pudimos haber tenido en nuestras casas cuando pequeñas, esa imagen de pareja nos quedara en el subconsciente y, es una de las causas por las cuales las mujeres modernas se ha vuelto tan agresiva. 

Por nuestra parte, nosotras, las mujeres modernas, también hemos perdido la habilidad de aceptar y agradecer un regalo sin sospechar que detrás del gesto hay una traición o, peor aún, una propuesta matrimonial. 

Nos acostumbramos a caminar más rápido que ellos. A manejar nuestro carro que pagamos nosotras mismas por cuotas. A decir que no porque si. A llamarlos por nuestra propia cuenta. A invitarlos a salir si es que tenemos ganas de hacerlo. ¿Entonces así quien puede? Así, ningún hombre se animaría jamás a meterse en la boca de semejante lobo. 

¿Acaso, en el fondo, eso no es lo que la mayoría de las mujeres queremos? Que nos atiendan, que nos conquisten, que nos inviten a vivir la vida juntos. ¿Por qué tanta prevención, por que estamos tan a la defensiva, por que nos hemos vuelto tan desconfiadas? 

Una de las claves de al felicidad es definitivamente tener mala memoria. Y, en algunos casos ¡amnesia! 

¿Por qué las mujeres queremos adoptar esa actitud de doncellas sumisas y desvalidas a la hora de tener sexo cuando en el trabajo somos o jefes cuchilla, o empleadas eficientes, recursivas y de armas tomar? 

Una es responsable de su propia vida, de conservar sus ilusiones, de sacarle provecho a cada instante. 

¿Qué será lo que sucede en las grandes urbes que al aparecer el éxito profesional nos distancia tanto de la tan anhelada estabilidad emocional? 

El matrimonio: es como un submarino, está diseñado para flotar pero esa mierda se hunde. 

El hombre nace solo y muere solo y… aunque a la larga, en la practica, termina siendo absolutamente cierto, no nos digamos mentiras, que la vida, acompañados, suele ser mejor. 

El amor es un mal necesario. Porque quienes no lo tienen lo añoran, quienes lo han tenido lo extrañan y quienes lo tienen actualmente, casi siempre lo quieren desechar.

continua…

Anuncios

12 comentarios

  1. Seguiremos leyendo

    13 mayo, 2013 en 5:12 pm

  2. Hablas del buen amor:“Yo soy yo y tú eres tú. No estoy en el mundo para colmar tus expectativas, ni tú estás en el mundo para colmar las mías. Yo estoy para ser yo mismo y vivir mi vida, tú estás para ser tú mismo y vivir tu vida. Si nos encontramos, ¡será hermoso! Si no nos encontramos, nada habrá que hacer”.
    En algún sitio lo leí y se me quedó…..

    15 mayo, 2013 en 1:57 am

    • ¡HERMOSO! Real e idóneo. Gracias por compartirlo.
      Agnyez!

      16 mayo, 2013 en 11:43 am

  3. No es por ser malo, pero lo de “una traición o, peor aún, una propuesta matrimonial ” me ha arracando una gran carcajada 😉

    16 mayo, 2013 en 11:14 am

  4. AAAYYYY !!!! QUE HARÍA YO SIN TI AGNIEZKA
    Yo tan visceral y tu tan realista , Gracias por compartir y abrirme los ojitos de vez en cuando 🙂
    PD :- un poeta ve la realidad desde otras vistas un saludo

    16 mayo, 2013 en 1:11 pm

    • Aún sin ser maestra… Ando compartiendo los conocimientos que conozco.
      Agnyez!

      16 mayo, 2013 en 5:21 pm

  5. Tampoco hay que ser tan drástica. No es el querer que te amen una sumisión. A mí me gusta que me reglen y no por ello soy sumisa, sólo hay que encontrar el equilibrio, cosa difícil, ya lo sé, pero te aseguró que cuando más o menos se consigue, vivir en pareja no es tan malo. Besos
    Ana

    17 mayo, 2013 en 2:25 am

    • Es que a veces nuestros hombres no nos hacen la carga llevadera. Sin querer se convierte en toda una lucha de poder. Pero de que es posible, lo es.
      Agnyez!

      20 mayo, 2013 en 12:58 pm

  6. Ufff, confieso que todo me suena tan cierto… Hay tanta razón en tus palabras.

    Besos de a sorbitos,

    20 mayo, 2013 en 3:54 pm

    • Por momentos no queremos aceptarlo ni admitirlo, pero es así.
      Gracias.
      Agnyez!

      21 mayo, 2013 en 10:53 am

Hazme sentir lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s