Tengo un blog porque me ayuda a reír.
A olvidarme de las trabas del día a día y sólo sonreír.
Aquí me encuentro con retos que fuerzan mi creatividad.
Es una decisión que lamento no haber tomado antes.
Yo amo mi blog.
A través de él he conocido hermosos seres humanos.
Personas que aún sin rostros identificables, las conozco a través de cada linea que redactan, con cada post que se inspiran a escribir. 
Mi blog me hace feliz.
Anuncios