Never stop.

El tiempo seguirá corriendo. No importa que decides hacer con él, las agujas del reloj no se detienen.

A veces nos enfocamos tanto en encontrar el momento idóneo, que dejamos perder grandiosas oportunidades. No importas que tan buenas sean tus intensiones. Son las acciones las que cuentan.

¿Quién dijo que hay que esperar?, ¿Quién fue el estratega que te inyectó tanta paciencia? Todo en exceso hace daño. Si continuas haciendo lo que has hecho siempre no aspires a una reacción diferente. Es ilógico.

Comienza a actuar diferente y tus resultados variarán.

Es sencillo: Cambia. Transforma tu vivir con conceptos que se adapten a las teorías que ahora enuncias.

Prepara tu paracaídas. Atrevete a lanzarte al vacío.

Disfruta la libertad de ser tú misma.

S & E

Anuncios