Nunca tuvieron la oportunidad de compartir una tarde de tertulias y café… Pero ambos comparten una vida, la mía.

Solo ustedes dos poseen la capacidad de leer los espacios que dejo vacíos entre estos párrafos… de traducir cada suspiro… de responder cada silencio.

Solo ustedes dos, que me conocen desde siempre, logran entender la mujer que soy hoy.

Solo ante ustedes dos no funcionan mis mascaras.

Anuncios