Hay cosas que queman dentro del alma. Sólo intento evitar el incendio.

Necesidades

“¡Necesito paz y tranquilidad!”.

Eso me gritó segundos antes de cerrar la puerta y con el estruendo que provocó, salir de nuestra casa y de mi vida.

Sí piensas que me quedé llorando como magdalena tirada en el suelo, te equivocas. Permanecí justamente en el lugar donde estaba parada antes de que el huracán se desatara, sólo preguntándome como rayos un simple recordatorio de los pagos pendientes del hogar provocaron tan teatral escena.

Hace días que se largó magistralmente y aunque la decepción y la tristeza han llenado los huecos que dejó vacíos, se que todo irá bien.

No se cuando, no se cómo, no se por qué, se que un día recordaré toda esta situación y reiré por la manera tan histrionica en la que se marchó.

Lastima y pena de las almas de quienes buscan en un plano material aquellas cosas que no son capaces de desarrollar en su interior. 

Anuncios

25 comentarios

  1. Lo que no sirve se desecha, pero si se va, que mejor. Las tormentas no duran toda la vida.

    7 febrero, 2013 en 7:29 pm

    • Lo irónico de todo es que el sol es más brillante. 😀

      7 febrero, 2013 en 9:22 pm

  2. Tiempo de reflexionar y aprender de lo vivido…Ahora ,lo seguro es , que no te merece.

    7 febrero, 2013 en 9:47 pm

    • Un día mirará hacia atrás y se lamentará de todo lo que perdió.
      Agnyez!

      8 febrero, 2013 en 11:49 am

  3. las cuentas por pagar eran tal vez equivalentes a cien años de trabajo y él prefirió convertirse en un habitante de las calles, un andante, en busca de un puente donde olvidar sus deudas…por otro lado es un infeliz si se marcha y te deja a la espera de un amor que no se entretenga en lo imposible y que si quiera perder contigo la cordura…

    7 febrero, 2013 en 9:47 pm

    • La convivencia no es fácil, tanto que nos provoca modificar nuestra conducta habitual para sobrevivir al proceso de adaptación. Hay muchas maneras de decir lo que se piensa sin que ello llegue a ofender. Para él, al parecer, huir como cobarde, abandonándome, le resultó más sencillo que enfrentarse al mundo pero conmigo a su lado. Que cuide su andar, pues la vida es cíclica.
      Agnyez!

      8 febrero, 2013 en 12:30 pm

      • Y si vuelve que lo haga suavecito, para que comprenda que no era bueno irse… Besos querida.

        8 febrero, 2013 en 4:19 pm

        • Párate ahí Carlos… si se atreve a entrar a la casa, soy capaz de salir y prenderle fuego por las cuatro esquinas. ¿Volver? quizás…. ¿¿Aceptarlo yo?? JAMAS!!!!!

          Agnyez!

          8 febrero, 2013 en 4:36 pm

          • Me gusta que no lo dejes entrar, en verdad me gusta

            8 febrero, 2013 en 4:37 pm

            • Si quería libertad… que se largue a la Luna…

              Agnyez!

              8 febrero, 2013 en 4:41 pm

              • A luna quiero ir yo querida

                8 febrero, 2013 en 4:57 pm

                • ¿Pensabas ser astronauta?
                  Agnyez!

                  8 febrero, 2013 en 10:09 pm

                  • No, pensaba ser conejo…

                    8 febrero, 2013 en 10:13 pm

                    • Ufff que irónico…

                      8 febrero, 2013 en 10:51 pm

                    • Más bien era un sueño, hasta que alguien me dijo que en la luna no había conejos. Ese día me dije que era el peor de mi vida y sin querer empecé alejarme de mi inocencia y mi imaginación sufrió una metamorfosis cruel y comencé a creer en el amor, al menos en el amor pienso que todo ea posible y si alguien me dice que no existe no le creo y sigo buscando a diario ese amor y esos sueños… Quizá un niño en la luna era algo mejor

                      8 febrero, 2013 en 11:10 pm

  4. gaviotasinamor

    Muy buen post, pero la cita última me ha impresionado por su veracidad
    Saludos reina

    8 febrero, 2013 en 5:09 am

  5. jackchatterley

    Toda huída es una pequeña tabla de salvación y una enorme cárcel para el prófugo. Y para la prófuga ni te cuento :p

    8 febrero, 2013 en 10:41 am

    • Si supieras que si… Es como quitarse un gran peso de encima, uno que no pensaba tener.
      Agnyez!

      8 febrero, 2013 en 12:17 pm

  6. Lo importante es salir airosa de un trance así, el hecho de no hundirse ya es un gran paso, quizás la protagonista de tu relato se quitó un lastre. Besos
    Ana

    13 febrero, 2013 en 9:16 am

    • Te diré que si… ahora su carga es más ligera.
      Agnyez!

      13 febrero, 2013 en 12:29 pm

  7. Tanta verdad hay en tus palabras… Sobre todo al mencionar lo cíclica que puede ser la vida… Vamos haciendo camino al andar y olvidamos que muchas circunstancias, nos hacen pisar sobre las huellas que un día fuimos forjando.

    Volver es como avanzar un paso y retroceder cinco… Es llover sobre mojado… Es gastar el tiempo, es morirse en vida.

    Besos,

    15 febrero, 2013 en 11:47 pm

    • Creo que las tuyas resultaron más sabias que las mías.
      Agnyez!

      16 febrero, 2013 en 2:24 pm

  8. Espero que ya te estás riendo 🙂

    27 febrero, 2013 en 9:22 pm

    • Si…. ya me ando riendo. Confieso lamentar la situación en la que ha caído por sus decisiones erradas.
      Agnyez!

      9 mayo, 2013 en 6:48 pm

Hazme sentir lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s