hombre invisible 2

Entró a mi vida perdido en la lejanía y la frialdad de un ordenador. Poco a poco fue acortando esa distancia, pero a la vez la mantenía. Se acercaba lo suficiente como para hacer caer mis murallas, pero se conservaba alejado para no involucrar sus sentimientos.

Se dibujó asimismo con las aspiraciones que yo anhelaba. Haciendo cada vez más difícil para mí la transición de apartarlo.

Logré con muchos esfuerzos y con muchas lágrimas alejar mi alma de él. No podía seguir aferrándome a quien tanto me lastimaba.

La continuidad de los hechos no aportó el desenlace deseado. Mi cuerpo sigue amarrado a su piel. Sin llegar a tener las manos más diestras a la hora de acariciar, saben dejar huellas invisibles.

Es de espíritu libre e independiente, queriendo siempre hacerme bailar al son de sus deseos. Mientras es espontaneo e impulsivo, mi ser se aferra a los esquemas, al orden y a la planificación.

Un cubo de Rubik, difícil de armar, pero cuyas piezas encajan a la perfección.

De guiarme por su espíritu libre, no permitiría amarrarme, más la lógica de mi propia personalidad me frena a la hora de dejarme llevar.

Un hombre imaginario… el cual asumí como propio. En poco tiempo y rompiendo mis propios cánones, lo ingresé en mi sistema. Ahí estuvo el error… en el expediente no se había recopilado la suficiente información como para tomar decisiones definitivas al respecto.

Es por ende que las heridas infringidas resultaron tan profundas y dolorosas… no le conocía lo suficiente como para poder prepararme ante un eventual ataque.

La programación existente en mi anhelaba un idilio con un hombre como él. Diferente a lo antes obtenido, igual a la generalidad de la que siempre había huido. Por eso ese deseo de tenerlo cerca siempre.

Anuncios