¡LO ADMITO!

Este es un blog ligeramente dictatorial. Hoy dos años desde mi primer post, acepto la verdad.

Pero sigamos admitiendo y admitamos que ha valido la pena.

Cada alegría, cada desahogo, cada grito, cada enojo ha servido como inspiración, que gustándoles o no, ha dejado un post aquí plasmado.

Anuncios