writing-thinking

8,760 horas, 365 días, 52 semanas, 12 meses, un año… Es mucho tiempo para lo que sea, para comer, para disfrutar, para reír, para aprender, para cambiar. Este 2012 he aprendido mucho y el aprendizaje me ha hecho cambiar.

He aprendido que las medias tintas y los paños tibios evitan sin sabores y malos ratos pero no resuelven los problemas.

He aprendido que ser franco y directo tiende a ofender y molestar a quienes te rodean.

He aprendido que defender las ideas en las que crees te conseguirá enemigos.

He aprendido que ante quién consideras importante tal vez seas desechable.

He aprendido que las heridas más profundas vienen de quién amas.

He aprendido que quién ama, perdona.

He aprendido que no hacer nada, es una decisión.

He aprendido que en quienes menos confías encontrarás verdaderos aliados.

He aprendido que un gesto tiene más significado que una respuesta.

He aprendido que en una respuesta de un niño cabe toda la sabiduría del mundo.

He aprendido que todo cae por su propio peso.

He aprendido que los amigos son fieles por decisión, no por imposición de un apellido.

He aprendido que hay sonrisas que sanan cualquier alma enferma.

He aprendido que la felicidad es una decisión propia que se mantiene día a día.

He aprendido que nadie en ningún momento tiene en su poder la verdad absoluta.

Anuncios