Hay cosas que queman dentro del alma. Sólo intento evitar el incendio.

A escondidas

Es emocionante amar a escondidas. Que nadie se atreva a negarlo… amar nos alegra la vida, pero amar a escondidas realmente nos activa la existencia.

Vivir cada día con una dosis extra de adrenalina nos motiva a encontrar una manera distinta de manejar la rutina. Estar en el mismo espacio, pero debiendo ser incapaces de vernos.

Esas conversaciones vanas que tenemos entre los grupos sociales. Ese beso público en la mejilla, mientras que me sujetas fuerte y discretamente del brazo al ayudarme a bajar las escaleras.

Ese afán infructuoso de esquivar las miradas. Las excusas tontas para alargar los momentos que debemos estar juntos.

Citarnos lejos de las personas conocidas y de los lugares comunes, con tal de tener la libertad necesaria de poder abrazarnos y tomarnos de las manos sin vergüenzas. Siempre buscando el pretexto idóneo para retardar el momento de la separación.

Que cambies el vehículo para recogerme en la plaza y ocultarnos de miradas hostigadoras poder tocarnos con furia retrasada, besarnos sin pudor y amarnos como dementes.

Luego regresar a la realidad, a las reuniones de oficina, almuerzos de negocios, solicitudes de compras y cartas a los gerentes regionales. A ser compañeros de oficina y nada más.

Anuncios

8 comentarios

  1. no hay mejor experiencia que lucir tu amor al mundo entero! Darte el lujo hasta de comportarse com adolescente calenturiento en un parque o en el carro afuera de tu casa….quizá sea vouyerismo…pero es libertad …

    20 octubre, 2012 en 11:59 pm

    • El hecho de que no implica que… Al inicio de la relación la clandestinidad es buena, excitante. Aunque ya cuando las cosas se formalizan es reconfortante gritarle al mundo que eres feliz, a pesar de todo… 😀

      22 octubre, 2012 en 11:34 am

  2. Tu texto me hace revivir ese juego a escondidas. un abrazo

    21 octubre, 2012 en 9:53 am

    • Es emocionante…. así se le inyecta adrenalina a los días.

      22 octubre, 2012 en 11:32 am

  3. Cada cosa supongo que tendrá su momento, ese que tan bien relatas es ciertamente excitante, aunque resulte a veces frustrante no poder demostrar tu amor en cualquier situación o lugar.

    Pero al final siempre acabas echando de menos esos momentos.

    22 octubre, 2012 en 12:34 pm

    • El velo del misterio intensifica las emociones.
      Agnyez!

      1 enero, 2015 en 5:38 pm

  4. Supongo que depende de a qué “a escondidas” te refieres. Si se aplica a los amores “prohibidos”, aquéllos que nunca podrás enseñar al mundo, son agotadores y te van consumiendo despacio…
    Me quedo con el amor, a secas, el que no tiene cadenas ni secretos. El que puedes pasear por el mundo de la mano. El que te hace libre. El que no te impone condiciones. El que te hace estar bien contigo misma.

    23 octubre, 2012 en 7:45 am

    • No me refiero a los amores que por ser prohibidos, ante la presencia de matrimonios o noviazgos antes establecidos, sino mas bien en el proceso de conocimiento, en el que tratas a ese ser, pero que prefieres mantener el anonimato, para no adelantarte a las situaciones.
      Agnyez!

      1 enero, 2015 en 5:36 pm

Hazme sentir lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s