Fue tanta mi empatia que su mal humor se me quedo grabado en la piel toda la noche.
Minutos despues de la descarga emocional, ella regresaba sin euforia a su estado normal.
Yo, mientras, me quede con toda la energia negativa en mi cuerpo.
Anuncios