A veces hay mucho ruido exterior, voces que distorsionan tus planes y propósitos.

Por momentos gritan tan fuertemente que te exasperan el alma.

Es entonces cuando te toca ordenarles callar, decretarles el silencio, mandarlos al carajo y regresar a tus propios ideales y pensamientos.

Anuncios