No me gustan los cumpleaños. Sus raíces paganas me asustan, van en contra de mis ideales.

A veces resultan falsas e hipócritas las celebraciones de los mismos. Antes una agenda o simplemente la memoria eran los encargados de anunciarte la llegada de los natalicios de los amigos. Ahora “Facebook” hace ese trabajo por ti. Hasta se llega al descaro de felicitar de forma eufórica a personas que siquiera conocen o comparten.

Todos los días son dignos de celebración. ¿Por qué hay que esperar a que un día entre 365 para demostrarle afecto a alguien? ¿Por qué no ser originales y que la fiesta se realice sin motivo aparente?

Que las flores lleguen porque las encontraste bonitas y los chocolates para que engordemos juntos.

En otro post, especificare el significado propio de estos 26 años.

Anuncios