Hay cosas que queman dentro del alma. Sólo intento evitar el incendio.

Fe ciega

“Tienes demasiada fe”, esas fueron sus palabras exactas para definir mi accionar respecto a la relación que ya me envolvía. La misma a la que estaba entregada a mantener a flote.

“Tienes demasiada fe”, así se despidió de mi sin que me hiciera entender que era su despedida. No me permitió darle razones para no irse.

Me dejo llorando su partida y lamentando su ausencia sin saber que era definitiva.

Los meses han pasado inconteniblemente y como Penélope sigo esperándo. En las mañanas reviso mi bandeja de entrada con la esperanza secreta de recibir un correo suyo, donde con comentarios indecentes me recomiende una nueva página con matiz sexual.

Ya no hay conversatorios extensos donde haga análisis de mi personalidad basándose en lo estúpido de mis dudas.

No creo que me haya perdonado, en lo que asume que le he fallado. Su ausencia me lo confirma.

Mis planificaciones en la relación que detesta han continuado, siempre con el susto de que al contestar el móvil escuche su voz al otro lado dándome razones para olvidarme de todo.

Hoy no estoy tan segura de que continúe dándose una vuelta por el diario a ver las actualizaciones, a lo mejor no le hace falta pues le llegaran a su mail. Por si alguien puede enviarle mi mensaje dígale que como conclusión a estas líneas solo me resta decirle:

«Me haces falta. Te extraño.»

Anuncios

5 comentarios

  1. Es duro admitirlo, pero quizás ha llegado el momento de pasar página y dejar de sufrir, Agniezka.

    19 junio, 2012 en 3:37 am

    • Por momentos me llega la nostalgia y la pienso. Aún tengo esperanzas. Soy tan ilusa que espero cual Penelope a la orilla del mar a que regrese.
      Agnyez!

      20 junio, 2012 en 9:28 am

  2. Dice un dicho que no hay enfermo que dure cien años, ni corazón que los aguante… me hiciste recordar un poemita que compuse.. lo busco: Mi soledad pesa como el mar. Tu presencia dejó de tener flores, me oprimía. Me acerqué a la estación y compré boleto a cualquier parte. Mi amnesia sería escudo. Sepultado el recuerdo esperaría en silencio el prurito de mi cicatriz.

    20 junio, 2012 en 10:31 pm

    • A lo mejor ya es tiempo de que cierre la pagina y continue. Pero al final mi esencia no me lo permite. No soy de las que se rinden. A lo mejor permita que baje la marea y por meses archive el tema, pero en algun momento todo saldra a flote nuevamente.
      Agnyez!

      20 junio, 2012 en 10:49 pm

  3. Uff, dejar en el ayer, las cosas que llevamos plasmadas en nuestro ser… Es creer que es de noche, cuando en plena aurora nos encerramos en un cuarto a oscuras.

    14 julio, 2012 en 11:00 pm

Hazme sentir lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s