Y mis fuertes robles han comenzado a caer, dejándome desamparada.

¡Qué tristeza es saber que ya sus sombras no me cobijaran!

Anuncios