Lo dijo Rabindranath Tagore hace muchísimos años y creo que pensaba en mi cuando lo dijo:
“Sed como el árbol del sándalo, que perfuma hasta el hacha que lo corta.”

Sigo como mujer humilde, sumisa e ilusa…. ayudando y sirviendo a aquellos que más me hieren y lastiman.
No es estupidez, es solo don de servicio.

Anuncios