Solo quería escribir una respuesta para esta entrada http://buscandoficio.wordpress.com/2012/01/23/ser-sordo-y-ciego-en-una-pareja/?utm_source=twitterfeed&utm_medium=twitter&utm_campaign=Feed%3A+BuscandoOficio+%28Buscando+Oficio%29 pero luego de empezar no me pude detener. En una cuartilla terminó convertido lo que sería solo un comentario.

En honor a tu post, querido Luis Fernando.

Las relaciones no son fáciles. El paso de los años no nos hace más sabios ni más inteligentes, para asumir este tipo de compromiso.

El tiempo como pareja de alguien, no nos hace inmune a los desvaríos ni a las incongruencias.

Tú rompiste con 3 años, yo con 10… y te diré que no es una herida que se cierra porque sí. El día a día te llena de razones para pensar, cosas que te invitan a mirar hacia atrás y recordar.  

No nos queda nada más que asumir lo que ya se decidió, levantar la cabeza y lanzarse al futuro con los brazos abiertos, en búsqueda de nuevos tesoros.

El tiempo desgasta y más aún cuando no hay planes en común, cuando la monotonía llega a ser la tercera pata del trípode.

El amor, cual llama de una vela al aire libre, puede soportar alguno que otro viento, pero nunca las tormentas… se extingue, se apaga irremediablemente.

Y así lo que pudo haber sido idóneo, simplemente deja de ser lo que esperabas, lo que anhelabas, por lo que suspirabas y luchabas.

Anuncios