En Maimón me reencontré con el motivo que me hizo recordar lo benditas que son cada una de las creaciones de Jehová.

Luego de la lluvia que refrescó la tarde y lleno de vida los campos:

Un hermoso arcoiris.

Anuncios