y la soledad sigue tocando a mi puerta… y sigo sin entender tu ausencia, sólo me resta pasar el tiempo ocupándome de muchas otras cosas. Toda cosa que no me permitan recordar lo inexistente que eres.

Ojala que para cuando te animes a regresar, yo tenga ánimos para seguir.

Anuncios