Quiero ser viuda:
del miedo a ser yo misma,
de todo aquello que me impida el ejercicio de mi libertad,
del activismo sin razón.
Quiero ser viuda,
de la soledad
de los rencores y resentimientos
y de la arrogancia de pensar que poseo la verdad.
Viuda
de los prejuicios que me limitan,
para aprender y disfrutar de mí y también de los demás,
del desamor, la indiferencia
y el hastío de vivir.
Viuda del olvido de Dios,
porque es reconfortante y prometedor saber
que gracias a tu infinito amor,
haga lo que haga y
esté donde esté
siempre puedo volver a Ti.
 
27 de septiembre del 2008
09:13 AM
Anuncios