“Lo primero que tienes que saber de mí, es que soy prostituta… En un mundo de niñas con bikinis y abuelas con grandes escotes, para saber quién es prostituta hay que fijarse con las mujeres con traje de diseño. Hay que buscar el ascensor y pasar rápido por recepción. Fingir que sabes a dónde vas, caminar rápido, no llamar la atención, ir estupenda, pero pasar desapercibida.”

Así se inicia el primer capítulo de la primera temporada. Esta serie realmente me encanta. Los capítulos son cortos pero no pierden la idea de estar contando una historia. Hannah, no es una mujer excepcionalmente hermosa, como esas que Televisa y Univisión nos han acostumbrado a ver a través de las pantallas, pero sus cualidades las tienes.

Vivir con dos personalidades totalmente distintas no es tan fácil como se ve. Aunque en un principio pueda ser que tengas el control de todo, en algún momento llegará la gota que rebose la copa.

Belle representa en el fondo la mujer que todas quisiéramos alcanzar… atrevida, audaz, desinhibida, sin tabúes ni prejuicios. Disfruta del sexo a sus ansias. La más grande de tus perversiones ella lo ve como un simple gaje de su oficio. Me gusta mucho la actitud dominante y sumisa que tiene Belle.

Hannah está muy confundida. A pesar de aceptar y conocer los riesgos de su “trabajo” sigue buscando el amor. Sigue buscando a ese hombre que no le pague por acostarse con ella. Para poder compartir con el todas las técnicas y los trucos que aprendió con otros.

“Secret Diary of a Call Girl” o “Diario de una Prostituta” es una serie de televisión británica donde Hannah Baxter es una joven londinense, quien por las noches se convierte en Belle, una prostituta de lujo.

Anuncios