Y un día después de la tormenta cuándo menos piensas sale el sol.

De tanto sumar pierdes la cuenta porque uno y uno no siempre son dos.

Anuncios