Me siento como Atila, el huno.

Aquel, en donde cuyo caballo pisaba, no volvía a crecer la hierba.

Siento vergüenza de mi tendencia de hacer miserable la vida de las personas que quiero.

😦

Anuncios