NO ME GUSTA. Parodiando el botón de Facebook se los diré. Tomando como guía sus buenas intenciones, les agradeceré que su interés en ayudarme a seleccionar el camino correcto, que tomar buenas decisiones. ¡Gracias! Ahora bien informo que la última decisión es mía. Igual que mi vida. Quien sabe soy yo. Me vaya bien o me vaya mal, soy responsable de mis acciones. Aunque les quiero, admito no sentirme en la obligación de pasar informe de mis actualizaciones emocionales.

Anuncios