Siempre la observo en silencio, es metódica en sus movimientos. Callada,  silenciosa, tan reservada. A veces quisiera ser como ella.  Capaz de guardar sus emociones y sólo sacarlas a flote cuando sea necesario. 

Generalmente, en mi caso no es necesario decir palabra alguna, para que mis pensamientos sean interpretados. Cuando guardas para ti tus cosas, tienden a herirte menos.  

Aunque a veces lo quisiera, si lo hiciera, si me dedicara a copiar sus actitudes y parecerme a ella… eventualmente dejaría de ser yo, para convertirme en una sombra de ella.

Anuncios